indicadores financieros

HERRAMIENTAS
Foto: AVN/Manaure Quintero

(Río de Janeiro, 25 de junio. EFE).- La presidente de Petrobras, María das Graças Foster, afirmó hoy que la petrolera brasileña quiere tener a la venezolana Pdvsa como su socio en la refinería que está construyendo en el nordeste de Brasil pese a la persistencia de los problemas que han impedido esa asociación.

“Consideramos que Pdvsa resolverá sus problemas y que será nuestro socio. Queremos a Pdvsa como socio”, afirmó Foster en una rueda de prensa en Río de Janeiro.

Las dos empresas acordaron en 2005 construir una refinería en el estado brasileño de Pernambuco (nordeste) con capacidad para procesar 230.000 barriles diarios de petróleo, en la que Petrobras tendría un 60 por ciento y Pdvsa un 40 por ciento.

Petrobras inició en 2007 la construcción de la refinería Abreu e Lima con recursos propios a la espera de que Pdvsa haga sus aportes y asuma su parte en la deuda que la estatal brasileña contrajo con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) para financiar la obra.

El principal problema está en que el Bndes no acepta hasta ahora las garantías ofrecidas por la petrolera venezolana para concederle el préstamo.

Petrobras ya ha dado diferentes plazos para que su socia presente las garantías que hasta ahora no se han cumplido.

Pdvsa tiene una tarea por hacer y un problema que es resolver lo de las garantías, pero no pensamos en otro socio para esa refinería que no sea Pdvsa”, afirmó la presidenta de la empresa brasileña al dejar claro que la compañía ya no impondrá nuevos plazos a su socia.

“Es posible que en los otros proyectos que estamos evaluando consideremos participaciones de socios en refinerías, pero no en la refinería Abreu e Lima”, agregó Foster al subrayar que Petrobras no ofrecerá esa participación a ninguna otra empresa.

Para garantizar la entrada de Pdvsa en la sociedad es necesario que la estatal venezolana adquiera el 40 por ciento de las acciones de Abreu e Lima, se responsabilice por el mismo porcentaje de la deuda contraída y de la parte que le corresponde asumir de lo gastado hasta ahora por Petrobras en las obras.

En una presentación del nuevo plan de negocios de la compañía ante inversores, Foster citó el caso de esta refinería como un ejemplo de que Petrobras ha tenido que atrasar varios proyectos por imponerse metas inviables.

Según Foster, en septiembre de 2005 la previsión era que esta refinería tendría un costo de 2.300 millones de dólares y que comenzaría a operar en noviembre de 2011.

La actual previsión es que la refinería costará 20.100 millones de dólares y comenzará a operar en noviembre de 2014.

Según Foster, además de haberse atrasado cerca de tres años, el precio de la unidad se multiplicó por nueve.

economía » en esta sección

buscador