HERRAMIENTAS
Foto: EFE/Manuel Bruque

Bruselas, 7 jul (dpa) – Los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo intentarán cerrar este lunes un acuerdo politico de base para la recapitalización del maltrecho sector bancario español, aunque el memorando que fijará las condiciones del rescate no podrá concretarse hasta, al menos, finales de este mes, según informaron fuentes comunitarias en Bruselas.

Aunque este Eurogrupo de Bruselas se presentaba hasta hace pocos días como “decisivo” para concretar las condiciones, finalmente los ministros de los 17 socios del euro intentarán cerrar un acuerdo sobre las directrices políticas, pero se dejarán en el tintero uno de los puntos más sensibles: la cantidad final que la Unión Europea (UE) deberá transferir al sector bancario español, con sus balances lastrados tras el estallido de la burbuja inmobiliaria.

El pasado 9 de junio, el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, confirmó que los bancos españoles podrían disponer de hasta 100.000 millones de euros para su proceso de recapitalización. No obstante, dos auditoras externas calcularon por orden de Madrid que la cifra maxima podría quedar en torno a los 62.000 millones, y todavía falta por conocer otros resultados de análisis independientes.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, regresó del ultimo Consejo Europeo de Bruselas la semana pasada con un aparente éxito en la maleta: su petición de que los bancos fueran recapitalizados de manera directa, sin pasar por manos estatales, fue aceptada por la canciller germana, Angela Merkel, aunque con duras condiciones, entre otras relativas a una estricta supervisión bancaria.

No obstante, parece que ese sigue siendo un punto abierto. Si el dinero procede del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (Feef), temporal, o del Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), permanente, el Estado español no podrá eludir el erigirse en garante del préstamo, según recogen las normas de ambos instrumentos europeos de rescate.

Ésto complica mucho las cosas a Madrid. Rajoy no quiere que las ayudas de la UE, con supervisión del Fondo Monetario Internacional (FMI), pasen por el Fondo Ordenado de Reestructuración Bancaria (Frob), lo cual computaría como deuda estatal, y los intereses como déficit, cuando el país atraviesa un momento económico muy comprometido, en recesión y con cifras de desempleo que rozan el 25 por ciento de la población activa.

A pesar de que se esperaba que el Eurogrupo de este lunes fijara ya las condiciones del crédito, los ministros del ramo han optado por la cautela y esperarán a conocer los detalles de las otras cuatro auditoras que analizan el sector para conocer la cifra exacta del rescate bancario que necesita España, según transcendió este viernes de fuentes del Eurogrupo en Bruselas.

Según fuentes del Eurogrupo, las condiciones estarán focalizadas sobre el sector financiero. Afectarán sobre todo a los bancos que perciban las ayudas, que tendrán que aplicar estrictos programas de reestructuración, que incluirán cierres de oficinas o ventas de activos. No obstante, de acuerdo con el ministro español de Economía, Luis de Guindos, además habrá exigencias para todo el sector, con medidas de regulación y supervisión muy duras.

El texto del memorando incluye la fijación de tipos de interés, que fuentes de Bruselas aseguran podrían oscilar entre el 3 y el 4 por ciento, además de los plazos de devolución, que podrían situarse en torno a los 15 años o el período de carencia, cerca de 5 años.

Está previsto que, una vez firmado el memorando, la suma final se inyecte desde el fondo europeo de rescate al FROB, que lo transferirá a los bancos en problemas. Por ello, en una primera fase el crédito sí quedará registrado como deuda.

La aspiración de Rajoy para una recapitalización directa sólo será viable una vez que exista un supervisor único bajo el paraguas del Banco Central Europeo. La fecha para ello no está clara. Fuentes de Bruselas especulan con 2013 o 2014.