indicadores financieros

HERRAMIENTAS
Foto: AFP PHOTO/LLUIS GENE

(Caracas, 23 de julio. Noticias24).- España atraviesa su momento más crítico: los mercados no han sentido ningún alivio con los planes de ajuste que anunció el Gobierno de Mariano Rajoy hace un par de semanas, con una previsión de ingresos en la que nadie confía, y temen el impacto que tendrá en el Estado el rescate a las autonomías, después de que el viernes Valencia solicitase la ayuda.

Las dudas sobre la situación de España se suman al hecho de que el FMI se ha cansado de Grecia y ha dicho que no va a poner más dinero para el país heleno y todo ello han llevado a la prima de riesgo española a los 641 puntos básicos esta mañana, aunque después ha bajado a los 636. Los expertos lo tienen claro: sin la intervención del BCE la situación no es sostenible.

Los expertos lo tienen claro: sin la intervención del BCE la situación no es sostenible.

El rendimiento de los bonos españoles está disparado y los expertos creen que solo se rebajarán los intereses de la deuda si interviene el Banco Central Europeo, una petición que ha vuelto a hacer este fin de semana el partido del Gobierno. El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha afirmado este domingo que “en manos del Banco Central Europeo está cortar el juego de los especuladores con la prima de riesgo española a partir del lunes”.

Miguel Ángel Bernal, profesor del IEB, señala que “así no podemos seguir más de 15 días”. Coincide con otros expertos en que España ya no puede hacer nada, “el BCE debe sacar la artillería pesada” para ganar tiempo. Después, habrá que explicar a los inversores el modelo económico de crecimiento de España, que no dará frutos antes de dos o tres años. Además, habrá que racionalizar los recortes públicos y mejorar la línea de comunicación del Gobierno.

Además, el Gobierno va a pedir al resto de países de la Eurozona que pongan en marcha las reformas pactadas en el último Consejo, con medidas de impulso para la unión fiscal y bancaria en la UE, con la esperanza de que este paso adelante sirva para relajar las tensiones en los mercados de deuda. Mañana el Tesoro español realiza la última subasta de deuda de julio, con letras a tres y seis meses y después de que la semana pasada el coste de los títulos a corto plazo se disparase un 23%.

Hoy, la rentabilidad a 10 años alcanza el 7,3%, a 5 años se sitúa en el 7,2% y a 2 años, en el 6,4%. Por su parte, los CDS (credit default swaps) o seguros de cobertura contra el impago de la deuda también siguen al alza yhan superado los 630 puntos básicos -nuevo máximo-, lo que implica que asegurar 10 millones de euros en bonos españoles a cinco años cuesta 634.000 euros. En lo que va de año la prima de riesgo española se ha disparado un 88% y este mes se ha ampliado un 30%. La rentabilidad de los bonos italianos también sube y se sitúa a 10 años en 6,3%, mientras que la de los alemanes ha bajado hasta 1,1%. Los expertos de Citigroup no descartan que el rendimiento del ‘bund’ caiga hasta el 1%.

La subida del diferencial ha provocado fuertes caídas en el Ibex, que pierde más de un 3% con bancos y constructoras haciendo de lastre. Ahora los mercados esperan la intervención total de un país cuya economía tardará en salir de la recesión. Santander se deja más de un 4% y BBVA, más de un 6%. El resto de entidades europeas también se encuentra en caída libre.

Opciones le quedan a España

El primero, el rescate financiero. El Gobierno cree que es el menos probable porque supondría una inyección de capital en las arcas españolas de más de 500.000 millones de euros, una cantidad “exorbitante, difícilmente suscribible por el conjunto de la UE”, entre otras razones por implicaría que la siguiente ficha a derribar sería Italia, lo que implicaría una cantidad mucho mayor -700.000 millones de euros-. En cualquier caso, “supone el reconocimiento de un fracaso que, además, llevaría inevitablemente al fin del euro porque los países nórdicos presionaría para su ruptura”, señalan fuentes del Ejecutivo. Con todo, el Gobierno ya no niega tajantemente la posibilidad del rescate como venía haciendo hasta ahora.

El segundo, el temido default, la suspensión de pagos. Sería una manera de presionar al BCE y a los países nórdicos, fundamentalmente a Alemania como principal acreedora de España, pero al mismo tiempo “trasladaría una imagen tremendamente negativa de nuestro país y dispararía la prima de riesgo hasta niveles inasumibles –aunque ya lo está-, y salvo que la UE actuara rápido tampoco nos libraría del rescate”, señalan estas fuentes. Con todo, es la opción que el Gobierno baraja en este momento como más plausible, entre otras cosas porque si en la UE no se toma alguna decisión inmediata, la ausencia de liquidez va a poner en riesgo el pago de las nóminas a funcionarios y el de los intereses de la deuda “no más allá de agosto o septiembre”, añaden.

“Volveríamos a una moneda propia y podríamos actuar sobre nuestros índices de competitividad”

El tercero, la salida o la ruptura del euro. Bien por decisión del propio Gobierno, que debería de contar con el apoyo de la oposición para tomar una decisión de esa naturaleza, o bien porque el llamado ‘núcleo duro’ de la UE, los países nórdicos, logren imponer sus tesis de una doble velocidad, en cualquiera de los dos casos supondría el final del euro tal y como lo conocemos hasta ahora. El Gobierno no descarta nada, y esta posibilidad también esta sobre la mesa. “Volveríamos a una moneda propia y podríamos actuar sobre nuestros índices de competitividad. Es cierto que en un primer momento tendría consecuencias desastrosas, pero nos devolvería autonomía para hacer nuestras políticas y poder salir de la crisis antes de lo previsto. Eso sí, nuestros acreedores ya pueden irse olvidando de cobrar antes de que nuestra economía empiece a recuperarse”, concluyen estas fuentes.

España prohíbe durante tres meses ventas en corto de valores financieros

Las autoridades bursátiles españolas prohibieron este lunes las ventas en corto de valores financieros por un periodo de tres meses, coincidiendo con una nueva jornada negra para la Bolsa de Madrid, anunció el organismo regulador, CNMV.

“La situación de extrema volatilidad que atraviesan los mercados de valores europeos, podría perturbar su ordenado funcionamiento y afectar al normal desenvolvimiento de la actividad financiera”, aseguró la CNMV en un comunicado para justificar su decisión.

Con información de El Confidencial y AFP.

economía » en esta sección

buscador