HERRAMIENTAS
Foto: JLP / Archivo

(Caracas, 10 de agosto – Reuters) – Las empresas extranjeras que operan en Venezuela no han podido repatriar casi la totalidad de sus ganancias a sus casas matrices desde hace cuatro años, debido al férreo control de cambios que rige en el país, dijo a Reuters el presidente de la cámara empresarial venezolana americana.

El presidente Hugo Chávez, que buscará la reelección en octubre para extender su Gobierno por casi 20 años, decretó un control de cambios en el 2003, tras un paro que afectó a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), la principal industria del país.

Según el Gobierno, la medida ha evitado la fuga de capitales.

Se entregó 100 millones de dólares en diciembre del 2011, una cifra pírrica comparada con los 9.000 millones de dólares, que estimamos conservadoramente, que pudieran estar represados en dividendos y regalías”, dijo Gustavo Marturet, presidente de la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria (Venamcham), que agrupa a empresa locales y estadounidenses.

El directivo dijo que el asunto ha sido discutido por las empresas, autoridades del Gobierno y el Banco Central, pero, explicó, que desde el último pago, no han logrado obtener más divisas para la repatriación de ganancias.

El Gobierno fijó dos tipos de cambio de 4,3 bolívares por dólar para bienes esenciales que son entregados por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) y otro de 5,30 bolívares mediante un sistema que es administrado por el Banco Central.

“Los controles de cambio siempre han sido complicados en Venezuela, en Europa (…) es importante que los controles de cambio se desmonten en el tiempo, porque introduce una serie de distorsiones en el mercado, en la economía, en las tasas de crecimiento”, dijo Marturet.

En los últimos cuatro años la empresa española de telecomunicaciones Telefónica, no ha podido repatriar dividendos por unos 3.000 millones de dólares generados en su filial en el país petrolero debido a las restricciones para acceder a las divisas.