HERRAMIENTAS
Foto: Roberto Schmidt / AFP / Archivo.

(Viena, 14 de agosto. EFE) – El presidente de Nestlé, la mayor empresa alimentaria del mundo, advirtió hoy de que el mundo se enfrenta a una crisis por la subida de los alimentos peor que la 2008 debido a la enorme cantidad de tierra dedicada a los biocombustibles.

“La organización mundial para la alimentación ha llegado a las misma conclusiones que llevo repitiendo desde hace años: que no haya alimentos para los biocombustibles porque se pierde mucha tierra para la alimentación”, aseguró el presidente del consejo de administración de Nestlé, Peter Brabeck-Letmathe, al diario austríaco Wiener Zeitung.

Brabeck-Letmathe se refería así a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que solicitó recientemente a los Estados cambiar sus políticas sobre el biocombustible debido al peligro de una crisis alimentaria.

La FAO ha advertido del incremento constante de los precios en los últimos dos años, especialmente de los cereales y el azúcar, y que afectan sobre todo a los países en desarrollo, que dependen de la importación de esos productos para alimentar a sus poblaciones.

“Detrás (de las subidas de los precios) hay grupos de presión muy fuertes y altas subvenciones, por eso espero una crisis alimentaria y hambrunas más fuertes que las de 2008″, sostuvo.

El responsable de Nestlé recordó que los más afectados por el incremento de los precios son los ciudadanos de los países más pobres, que dedican a la alimentación el 80 % de sus ingresos.

“Europa puede aguantar (la subida de los precios) pero en África y en amplias partes de Asia la situación es diferente”, afirmó.