indicadores financieros

HERRAMIENTAS
Foto: Alex Guzmán / AVN

(Caracas, 23 de agosto. Noticias24) – Expertos consultados por El Nuevo Herald aseguran que durante los gobiernos de Hugo Chávez, Venezuela ha pasado de la exportación a la importación de gasolina.

En un trabajo de Antonio María Delgado, las fuentes sostienen que el gobierno venezolano optará por racionar el combustible ante su incapacidad de contener el contrabando y aumentar su capacidad de refinación.

Lea el artículo completo a continuación:

Venezuela, país que presume de contar con las mayores reservas petroleras del mundo, enfrenta agudos problemas de escasez de gasolina provocados por un pronunciado deterioro en su sistema de refinación, así como por los gigantescos volúmenes del combustible que son contrabandeados fuera del país.

Expertos consultados indicaron que el país sudamericano ha pasado de exportador a importador de gasolina bajo el mandato del presidente Hugo Chávez, cuyo gobierno ahora se ve obligado a importar desde Estados Unidos el combustible, así como los componentes para elaborarlo, no sólo para el consumo interno, sino también para que la estatal Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), pueda cumplir con los compromisos contractuales adquiridos con sus clientes.

Los expertos temen que el gobierno optará por racionar el combustible ante su incapacidad de contener el contrabando y aumentar su capacidad de refinación.

“Como todas estas economías donde todo se termina deteriorando, todo se arregla racionando a la gente, controlando a la gente”

De cierto modo, ya comenzó a hacerlo, declaró Juan Fernández, ex director ejecutivo de planificación de Pdvsa, haciendo referencia a una disposición gubernamental que obliga a los automovilistas en los estados fronterizos a colocar un chip en sus vehículos que mide la cantidad de combustible que se les echa.

La medida, que generó grandes protestas en el estado Zulia, viene acompañada de una normativa que limita las compras del combustible a sólo 41 litros (10.83 galones) cada dos días, en un intento por controlar el masivo contrabando de gasolina hacia Colombia.

Aún cuando la medida por el momento no parece ser tan drástica, Fernández señaló que esto podría ser sólo el comienzo.

“Como todas estas economías donde todo se termina deteriorando, todo se arregla racionando a la gente, controlando a la gente, y eso es lo que estamos viendo con este supuesto chip, que es una medida de racionamiento introducida bajo la excusas de un contrabando que no se resuelve de esa manera”, comentó Fernández en una entrevista telefónica.

Una abrupta caída en la capacidad de producción del país, un incremento en el parque automotor y la fuga de miles de barriles de la extremadamente barata gasolina

“Esto es una arruga que el gobierno va a comenzar a correr [extender], porque hoy empieza en los estados fronterizos, pero luego va ir un poco más allá, alcanzando los estados cercanos a los estados fronterizos, y como el sistema está en déficit, al final veremos como la arruga se va corriendo hasta que esté todo el mundo bajo un sistema de control de su consumo”, señaló.

El sistema está en déficit debido a una combinación de factores que van desde una abrupta caída en la capacidad de producción del país, un incremento en el parque automotor y la fuga de miles de barriles de la extremadamente barata gasolina venezolana a Colombia, Brasil y Guyana.

“Es una combinación perfecta”, afirmó Horacio Medina, ex gerente de PDVSA. “Mientras estén estos factores en juego va a ser muy difícil resolver este problema”.

El que Venezuela cuente con una insuficiente capacidad de refinación es paradójico para un país que alardea de disponer de la mayor reserva de crudo del planeta, calculada en unos 316,000 millones de barriles, y que hace 10 años exportaba gasolina a otros países, incluyendo a EEUU.

Hoy en día, es EEUU el país que vende crudo a Venezuela en grandes volúmenes.

economía » en esta sección

buscador