HERRAMIENTAS
Foto: Andrew Gombert/ EFE

Nueva York, 24 ago (EFE).- Wall Street logró hoy ampliar las ganancias y su principal índice, el Dow Jones de Industriales, cerró con un avance del 0,77% impulsado por la posibilidad de que la Reserva Federal apruebe nuevas medidas de estímulo y de que el Banco Central Europeo (BCE) intervenga en el mercado de deuda.

Ese índice, que agrupa a treinta de las mayores empresas cotizadas de Estados Unidos, sumó 100,51 puntos para acabar en 13.157,97 unidades, mientras el selectivo S&P 500 ganó el 0,65% (9,05 unidades), alcanzando 1.411,13 enteros y el índice compuesto del mercado Nasdaq avanzó el 0,54% (16,39 puntos) hasta 3.069,79.

Esos avances no evitaron, sin embargo, que los tres indicadores acabaran la semana con pérdidas: el Dow Jones acumuló un descenso del 0,88% en los últimos cinco días, mientras que el S&P 500 perdió el 0,5% y el índice del Nasdaq el 0,22%.

El ánimo comprador predominó ya en el parqué neoyorquino hacia antes de la media sesión y se intensificó después hasta el cierre gracias las declaraciones del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que vinieron a corroborar el creciente apoyo en el seno del banco central estadounidense a aprobar nuevas medidas de estímulo.

En una carta enviada a un congresista republicano, Bernanke mostró la disposición de la entidad a proporcionar más dinero a la economía estadounidense al indicar que existe margen para aplicar nuevas medidas.

Del otro lado del Atlántico llegaron, además, noticias de que el BCE está de acuerdo en fijar unos límites a las primas de riesgo de la deuda que condicionarían su intervención en el mercado de bonos.

Wall Street se vio afectado también por el respaldo de la canciller alemana, Angela Merkel, a que Grecia siga en el euro y por las últimas cifras de pedidos de bienes duraderos a las fábricas de Estados Unidos, que en julio aumentaron un 4,2%, con un incremento notable en las órdenes de aviones y vehículos.

Con todo ese telón de fondo, todos los sectores de la bolsa de Nueva York, a excepción del de materias primas (-0,26 %), acabaron con ascensos: el sector financiero ganó el 0,31%, el energético el 0,35% y el tecnológico el 0,27%.

En el Dow Jones de Industriales todos los componentes registraron avances, con la excepción de las tecnológicas Intel (-0,52%) y HP (-0,31%), el fabricante de maquinaria industrial Caterpillar (-0,18%) y el banco JPMorgan Chase (-0,16%).

Lideró los ascensos la compañía de telecomunicaciones Verizon, que se revalorizó el 2,18 %, seguida por la financiera American Express (1,9%), el grupo alimentario Kraft (1,44%), la tecnológica Microsoft (1,17%), la farmacéutica Pfizer (1,14%), United Technologies (1,11%) y la operadora AT&T (1,07%), entre otras.

Fuera de ese índice destacó el avance de la farmacéutica estadounidense Eli Lilly, cuyas acciones subieron el 3,44% después de que anunciara que, pese a que las pruebas de un medicamento para el Alzheimer habían fracasado, el fármaco había logrado reducir la velocidad en la que algunos pacientes pierden memoria.

En el Nasdaq, los buscadores Yahoo! y Google subieron el 0,37% y el 0,27%, respectivamente, la tecnológica Apple ganó el 0,11% y la red social Facebook perdió el 0,15%.

En otros mercados, el petróleo de Texas bajó a 96,15 dólares por barril, el oro ascendió a 1.672,9 dólares la onza, el dólar perdía terreno ante al euro, que se cambiaba por 1,251 dólares, y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a diez años avanzaba al 1,68%.