HERRAMIENTAS
Foto: Reuters/Archivo

(Nueva York, 16 noviembre – Reuters) – El oro bajó el viernes y anotó fuertes pérdidas semanales debido a que las señales de una desaceleración económica global y los temores a una recesión en Estados Unidos afectaron el atractivo del lingote como cobertura contra la inflación.

El metal descendió el 1 por ciento esta semana y ha caído en cinco de las últimas seis semanas.

Las noticias de que la zona euro cayó en recesión, decepcionantes datos económicos en Estados Unidos y la perspectiva negativa sobre la recuperación del mercado inmobiliario del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, presionaron al oro.

El lingote se desplomó mientras que el índice de acciones S&P 500 registró su mayor descenso en dos semanas en casi seis meses.

Los temores de que Estados Unidos caiga en recesión si no se logra evitar una serie de alzas tributarias y recortes en el gasto afectaron a todos los mercados, dijeron analistas.

El oro al contado bajó el 0,2 por ciento, a 1.712,60 dólares la onza, tras anotar mínimos de una semana de 1.704 dólares el jueves.

El oro estadounidense subió 90 centavos a 1.714,70 dólares la onza.

Las acciones estadounidense subieron el viernes después de que líderes en el Congreso prometieron hallar un terreno común en torno a los impuestos y el gasto a fin de evitar un inminente crisis fiscal tras su reunión con el presidente Barack Obama.

La condición de refugio seguro del oro brillaría en caso de que fracasen las conversaciones y se produzca una parálisis política, dijeron analistas.

Los extremos temores sobre la primera crisis fiscal el año pasado y una rebaja en la calificación de deuda de Estados Unidos dispararon al oro a un máximo de 1.920,30 dólares la onza en septiembre.

También apuntaló al oro la creciente tensión geopolítica en Oriente Medico debido a los ataques con cohetes entre Israel y militantes palestinos.

El platino retrocedió un 0,9 por ciento a 1.555,74 dólares.

El paladio bajó 0,8 por ciento, a 623,97 dólares, con un merma de 0,27 por ciento.

La plata bajó un 1,1 por ciento a 32,22 dólares la onza.