HERRAMIENTAS
Foto: EFE

(Nueva York, 18 de diciembre – EFE).- Wall Street amplió hoy los avances en la recta final de la jornada y su principal indicador, el Dow Jones de Industriales, cerró la sesión con una subida del 0,87%, de nuevo impulsado por la confianza en que Estados Unidos evitará el llamado “abismo fiscal”.

Ese índice, que agrupa a treinta de las mayores empresas cotizadas de EE UU, subió 115,57 puntos y cerró en 13.350,96 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 aumentó el 1,15% (16,43 puntos) hasta 1.446,79 y el índice compuesto del mercado Nasdaq el 1,46% (43,93 puntos) hasta 3.054,53 enteros.

Los mercados neoyorquinos volvieron a vivir una jornada de optimismo prudente ante la confianza de que las negociaciones entre republicanos y demócratas sobre un acuerdo presupuestario en EE UU a largo plazo llegarán a buen puerto.

Ese moderado optimismo se mantuvo incluso aunque que la Casa Blanca rechazó hoy el llamado “plan B” propuesto esta mañana por los republicanos (subir los impuestos a los contribuyentes con ingresos superiores a un millón de dólares anuales, frente a los 400.000 dólares que propone el presidente, Barack Obama).

A pesar de esas diferencias, el evidente acercamiento de los últimos días es evidente y hace pensar a los inversores en que el “abismo fiscal” será finalmente evitado.

Al cierre de la sesión, la gran mayoría de las empresas del Dow Jones de Industriales registró subidas, encabezados por Bank of America (3,27%), United Technologies (2,80%) y Hewlett-Packard (2,25%).

Entre los cinco títulos que bajaban, destacaron Johnson & Johnson (-1,16%) y General Electric (-1,09%).

Aparte de HP, el sector tecnológico logró algunas de las principales mejoras, como Intel (1,90%) y Microsoft (1,75%).

Fuera del Dow Jones, las fuertes subidas de Facebook (3,59%) y Apple (2,90%) propulsaron a un alza del Nasdaq aún mayor que los otros dos grandes índices.

Los demás mercados registraron movimientos relacionados con la esperanza de que EE UU logrará finalmente, antes de finales de año, un acuerdo presupuestario a largo plazo.

Así, el petróleo de Texas subió a 87,93 dólares el barril, mientras que el oro bajó a 1.672,70 la onza y se situó en su nivel más bajo en cuatro meses, ya que parece haber perdido un poco de interés como valor refugio.

El dólar siguió perdiendo terreno ante el euro y se cambiaba a 1,3223 dólares, y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a diez años subía al 1,823%.