HERRAMIENTAS
Foto: Carlos García Rawligns / Reuters/ Archivo

(Caracas, 27 de diciembre – Noticias24) – Luis Vicente León avivaba el tema en Twitter y Asdrúbal Oliveros le agrega un nuevo elemento a tomar en consideración: la devaluación para varios economistas es más que un posible escenario, pero ¿Qué sucedería entonces con la Ley de Costos?.

Escuche la entrevista hecha por Ana Vanessa Herrero a Asdrúbal Oliveros:

A través de un contacto telefónico con Noticias24 Radio, el director de Ecoanalítica analizó el escenario de país ante una posible devaluación. Y es que el tema continúa dando de qué hablar y no pierde vigencia, pues como explicó Oliveros, “en Venezuela finalizando el año surge la pregunta obligada sobre si el Gobierno va a hacer un control cambiario”.

Pero este año hay más de un motivo para llegar a la pregunta obligada. Según el economista, la campaña electoral saliente dejó un impacto importante en materia fiscal por la “ejecución de gasto agresiva” por parte del Gobierno Nacional que, dijo, deja un déficit que está en torno a 15 puntos del PIB, “el más elevado del Gobierno desde que está Chávez en el poder”.

Pero el punto más destacado del análisis gira en torno a la Ley de Costos y Precios Justos que establece un límite de precios en diferentes rubros, 19 para ser exactos. En declaraciones para VTV la Superintendente Karlín Granadillo, aseguró que para el 2013 se regularán nuevos productos y se intensificarán las fiscalizaciones, pero, ¿Y si viene una devaluación?

Para Oliveros la existencia de la Ley de Costos generará un impacto en dos sentidos: primero, “va a ser mucho más rápido el efecto en los costos de las empresas por la devaluación que la respuesta de la Sundecop en autorizar incremento de precios”. Pero el efecto “positivo” se reflejaría en un ascenso lento de la inflación.

Para Oliveros la existencia de la Ley de Costos generará un impacto en dos sentidos

Sin embargo, el costo social se vería reflejado en la posible escasez que derivaría de tal escenario, pues la materia prima de los productos incrementaría haciendo que las empresas presionaran por un incremente de los precios que hoy se mantienen congelados.

En opinión del economista, el Gobierno puede tantear dos escenarios: el primero no mover los tipos de cambio y lanzar una emisión de deuda que le permita sostener el Sitme; el segundo, mantener la tasa de cambio de Cadivi pero devaluar la tasa del Sitme hasta niveles de 8 o 9, migrando un sector de Cadivi y manteniendo en este los prioritarios. A esta última opción la llamó “una devaluación políticamente correcta”.

La situación se mantiene, la discusión también, porque la política ha primado sobre la ejecución de políticas macroeconómicas que, muchos dicen, son necesarias. Devaluar, para los analistas, es la opción ya que el grueso de los ingresos que el Gobierno genera son en dólares y, en palabras de Oliveros, “en la medida que yo devalúo, por cada dólar que ingresa al país se multiplican los bolívares”.

En simples palabras, una devaluación permite que el gasto público se mantenga y que no haya recortes en temas fundamentales para las políticas del Gobierno Nacional, uno de los que más invierte en políticas sociales. Pero la situación política y la incertidumbre del 10 de enero frenan, para el Gobierno, esta posibilidad. Solo hay que esperar a que se aclare el panorama del Ejecutivo, para poder entonces evaluar de forma concreta una nueva medida macroeconómica, si es que amerita.

Por: Ana Vanessa Herrero / Noticias24