HERRAMIENTAS
Foto: Thomas Coex / AFP / Archivo / Imagen Referencial

(Caracas, 03 de enero. Noticias24) – El diario El Nacional reseñó este jueves que la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) asignó durante el 2012, 33 millardos de dólares, esto según Manuel Barroso, presidente de la institución.

Por su parte, el Sitme, a través del BCV, liquidó 31,4 millardos de dólares a los solicitantes.

Asimismo, el texto señaló que “los dos mecanismos autorizaron al sector privado 67,8 millardos de dólares, una cifra que corresponde a más de dos veces y medio el monto de las reservas internacionales acumuladas hasta el 27 de diciembre de 2012, que eran de 26,1 millardos de dólares”.

Además, el diario explicó que “no todos los montos registrados en 2012 corresponden a divisas aprobadas para compras externas, sino que hay un remanente que quedó del año 2011 y que fue aprobado en el ejercicio fiscal de 2012″.

A continuación el texto publicado por el medio:

La Comisión de Administración de Divisas asignó 33 millardos de dólares, informó el presidente de la comisión, Manuel Barroso, en diciembre de 2012. El monto reflejó un aumento de 5% con respecto al año 2011 cuando sumaron 31,4 millardos de dólares. En tanto, el Sistema de Transacciones en Moneda Extrajera, que funciona en el Banco Central de Venezuela, liquidó 34,8 millardos de dólares, cantidad similar a la subastada el año anterior cuando llegó a 34,9 millardos de dólares, lo que muestra un incremento de 0,2%.

Los dos mecanismos autorizaron al sector privado 67,8 millardos de dólares, una cifra que corresponde a más de dos veces y medio el monto de las reservas internacionales acumuladas hasta el 27 de diciembre de 2012, que eran de 26,1 millardos de dólares.

No todos los montos registrados en 2012 corresponden a divisas aprobadas para compras externas, sino que hay un remanente que quedó del año 2011 y que fue aprobado en el ejercicio fiscal de 2012. Asimismo, no todos los dólares son para adquirir bienes, también se destinan a viajeros, estudiantes, salud y casos especiales.

Aun cuando este flujo de divisas no mostró cambios sustanciales para el sector privado, las importaciones –según la balanza de pago publicada el 28 de diciembre por el BCV–, crecieron 20% y se situaron en 56,3 millardos de dólares. El aumento obedece al alza de las compras en otros países por parte del sector público en 28,3% y de 15,9% por parte de los privados, de acuerdo con el instituto emisor.

En el mercado no oficial se incrementó la demanda de divisas ante el alza de las importaciones privadas que no fueron atendidas por Cadivi ni por el Sitme. En ese mercado se financia al menos 10% de las compras en otros países. Adicionalmente, el Ministerio de Planificación y Finanzas ordenó la restricción de notas estructuradas (combos de bonos) en el mercado paralelo. Según el titular del despacho, Jorge Giordani, había que eliminar la red de intermediarios.

Sin embargo, la escasez de dólares originó que la divisa no oficial subiera su cotización en 84%, y que los precios de los bienes y servicios se dispararan en diciembre, y la inflación ascendiera a 3% para cerrar el año en 19,9%.

Causas de las restricciones. La razón de esta fuerte restricción de divisas, de acuerdo con expertos, tiene su origen en la incapacidad de Petróleos de Venezuela de elevar su producción por los compromisos de venta con descuento y por la orden presidencial de desviar los recursos a fondos extrapresupuestarios y no a las cuentas del Banco Central de Venezuela.

El economista Orlando Ochoa explicó que Pdvsa tiene compromisos de entrega de petróleo para pagar la deuda contraída con China y, además, financia el crudo a sus aliados ideológicos. “Hay 15 millardos de dólares menos de lo que registra la balanza de pagos y la estatal se ve obligada a hacer transferencias gigantes a las cuentas que tiene en el exterior al Fondo de Desarrollo Nacional, a la Misión Gran Vivienda y otros fondos. Esta es la razón por la cual entera menos de la mitad de los recursos al BCV y allí nace la escasez de divisas”.

Ante la situación, el Ministerio de Planificación y Finanzas y el Banco Central de Venezuela estudian abrir el mercado de divisas a través de un mecanismo que funciones dentro de la Bolsa Pública de Valores o de una mesa de cambio en el instituto emisor. De esa manera se eliminaría el Sitme, que resulta costoso para la nación y Pdvsa porque se alimenta de emisiones y se dejaría el tipo de cambio de 4,30 bolívares por dólar par bienes prioritarios.


Por Blanca Vera Azaf