HERRAMIENTAS
Foto: Alex urbina / Noticias24 / Archivo

(Caracas, 10 de enero. Noticias24) – El Bank of America Merryll Lynch señaló en un informe que “Venezuela requiere 65 millardos de dólares adicionales para poder cubrir las necesidades económicas en 2013, en vista del recorte del gasto público y el retraso del Gobierno de llevar a cabo la devaluación del bolívar”, según publicó el diario El Nacional.

Asimismo, el texto expresa que “el problema central radica en el incremento excesivo que se dio en el gasto público en los últimos dos años y particularmente en el período electoral del año pasado”.

Además, agrega que “para la banca de inversión esto también implica que los depósitos en fondos extra presupuestarios ‘estarán completamente agotados en el cuarto trimestre de 2013′“.

A continuación el texto publicado por el medio:

Bank of America Merryll Lynch calcula que Venezuela requiere 65 millardos de dólares adicionales para poder cubrir las necesidades económicas en 2013, en vista del recorte del gasto público y el retraso del Gobierno de llevar a cabo la devaluación del bolívar.

El problema central radica en el incremento excesivo que se dio en el gasto público en los últimos dos años y particularmente en el período electoral del año pasado.

Adicionalmente, hay una incapacidad de Pdvsa para poder aumentar su capacidad de producción, aunado a la aceleración del crecimiento de las necesidades de recursos. Esto ha conducido a que la nación actualmente tenga un déficit fiscal de 9,7%. Sin embargo, el hecho de retrasar la devaluación llevará a que la diferencia entre egresos e ingresos sea de 16,3% para el cierre del año.

El informe indica además que el incremento en la llamada base monetaria (cantidad de billetes y monedas en circulación y depósitos de ahorro) de 118% no se veía desde mediados de los años noventa cuando se produjo la crisis financiera y la inflación estaba en tres dígitos.

Para la banca de inversión esto también implica que los depósitos en fondos extra presupuestarios “estarán completamente agotados en el cuarto trimestre de 2013”.

Señala que el Gobierno tendrá que recurrir a financiamiento monetario y disminución de los activos de la nación, pero deberá enfrentar elecciones en una posición mucho más débil este año. “Desde nuestro punto de vista, esta posición tiene poco sentido para un Gobierno que está en una posición política de clara ventaja para enfrentar elecciones en este momento”. De allí que, señalan, que no se entiende por qué teniendo este incentivo el Gobierno ha optado por retardar las elecciones.

En el informe indican que el argumento del Gobierno de que el artículo 233 de la Constitución Bolivariana de la República de Venezuela no aplica y de allí deciden un permiso indefinido se basa en la premisa de que en el Gobierno se cree que es posible que el presidente Hugo Chávez se recupere y no se quieren embarcar en una decisión que implique una anulación de su mandato.

“Pero incluso en el caso de que no esté prevista una mejora de Chávez, el retardo en la juramentación de la toma de posesión asegura que Nicolás Maduro, a quién Chávez eligió como sucesor, enfrentará una elección como Presidente. Esto es porque si la ausencia absoluta del presidente electo ocurre antes del inicio de su mandato (10 de enero), el artículo 233 establece que el presidente de la Asamblea Nacional se convierte en presidente interino mientras se convoca a nuevas elecciones”.

Sin embargo, advierten que si la ausencia ocurre después de que el nuevo mandato se inicie es el vicepresidente Nicolás Maduro quien se convierte en presidente interino. “En este caso, Maduro puede presentarse a las nuevas elecciones con la ventaja de estar en el ejercicio del cargo”.

Por Blanca Vera Azaf

Con información de El Nacional