HERRAMIENTAS
Foto: Leo La Valle / AFP

(Buenos Aires, 15 de enero – EFE).- Las autoridades anunciaron hoy que la inflación oficial de Argentina en 2012 alcanzó el 10,8%, una cifra que contrasta con la del 25,6% en promedio calculado por consultoras privadas y que se sitúa a la cabeza de América Latina.

El estatal Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) señaló en un comunicado que los precios al consumidor registraron en diciembre de 2012 un alza del 1% con respecto al mes anterior y una subida interanual del 10,8%.

Según los datos oficiales, la inflación argentina se situó en 2012 como la segunda del continente suramericano, sólo por detrás de Venezuela, con el 20,1%, y por encima de Uruguay (8,6%), Brasil (5,8%) y Bolivia (4,5%).

Sin embargo, Argentina escala al primer puesto de América Latina si se toma en cuenta la medición de las consultoras privadas, del 25,6%, que fue difundida este lunes por diputados opositores.

Durante la presentación, el diputado del peronismo disidente Carlos Brown subrayó que “el relato oficial no puede ocultar los flagelos de la inseguridad y la inflación” y remarcó que como consecuencia del elevado índice inflacionario “se está produciendo una desaceleración del nivel de actividad y pérdida de puestos de trabajo”.

“El Gobierno nacional no quiere ver lo que siente la gente”, agregó la diputada Patricia Bullrich, del partido Unión por Todos.

Las estadísticas oficiales del IPC están en tela de juicio desde comienzos de 2007, cuando se hicieron cambios metodológicos en la medición, que la oposición atribuyó a un intento de manipular las cifras hacia la baja.

Aunque el Ejecutivo argentino sólo reconoce los datos oficiales, el Ministerio de Trabajo tuvo que desmentir este lunes que pretenda fijar un techo máximo del 20% a los reclamos salariales en 2013.

El titular de la cartera, Carlos Tomada, se ha reunido esta semana con las ramas oficialistas de las mayores centrales obreras del país, Confederación General del Trabajo (CGT) y Central de Trabajadores de Argentina (CTA), y sus líderes han exigido un aumento mínimo del 25% y una reducción de impuestos para los sueldos más bajos.

El sindicalismo opositor, encabezado por el exaliado gubernamental Hugo Moyano, reclama que los convenios colectivos de este año incluyan subidas salariales de entre el 27 y el 30%.

Para los expertos, la inflación se mantendrá alta durante 2013, sensiblemente por encima del 10,8% previsto en el presupuesto, pese a la mejoría del contexto económico.

“Prevemos que la inflación se mantenga en los niveles actuales”, declaró a Efe Ramiro Castiñeira, consultor de Econométrica.

Para Castiñeira, una mayor recaudación de ingresos gracias al aumento de las cosechas de soja, la recuperación económica de Brasil y los menores compromisos de deuda, “permitirán al Gobierno disponer de mayores recursos y restarán presión fiscal”.

Por el contrario, el último informe de la consultora Economía & Regiones (E&R) destaca que la inflación en 2013 podría llegar a ser hasta entre un 2 y un 3% superior por el previsible aumento del gasto público.

“Creemos que se potenciará porque es un año de elecciones legislativas y probablemente se mantendrá una política fiscal muy expansiva”, indicó a Efe Mario Sotuyo, de E&R.

El economista destacó que “también impactará en los precios” la acelerada devaluación del peso argentino y los aumentos en servicios públicos muy subsidiados por el Estado, como el gas, la electricidad y el transporte, entre otros.

Argentina registró en 2011 una inflación oficial del 9,5%, aunque los estudios privados elevaron esa cifra hasta el 22,8%.