HERRAMIENTAS
Foto: AFP / Archivo

(Nueva York, 08 de febrero – Reuters).- El petróleo Brent subió el viernes a máximos de nueve meses cercanos a los 119 dólares por barril, tras datos que mostraron un sólido crecimiento de las importaciones petroleras de China.

El contrato referencial del Brent terminó su cuarta semana consecutiva al alza y alcanzó una prima frente al crudo estadounidense de más de 23 dólares.

Las importaciones de crudo de China subieron en enero a su tercera tasa diaria más alta de acuerdo a registros, mientras que las exportaciones e importaciones del gigante asiático superaron en enero los pronósticos, sumando señales de un repunte en el segundo consumidor mundial de petróleo.

Goldman Sachs, uno de los bancos más influyentes en los mercados de materias primas, dijo que la escalada del Brent de casi 10 dólares en lo que va del año es alentada más por mejorías en la demanda que por impactos en el suministro.

Los futuros del crudo Brent cerraron con alza de 1,66 dólares, o de un 1,42%, a 118,90 dólares por barril. En la semana, los futuros del crudo Brent subieron 2,14 dólares, o de un 1,8%.

Los futuros de petróleo para entrega en marzo cayeron 11 centavos, o un 0,11%, para cerrar en 95,72 dólares el barril tras cotizar entre 95,27 y 96,57 dólares durante la sesión.

En la semana, el crudo estadounidense cayo 2,05 dólares, o un 2%, poniendo fin a una racha de ocho semanas consecutivas al alza.

Otro factor de apoyo para los precios fueron las tensiones en Oriente Medio y las preocupaciones sobre el suministro en la región.

La fuerte retórica del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, que rechazó una oferta estadounidense para un diálogo bilateral, aumentó los temores de que la disputa por el programa nuclear iraní, que ha estado preocupando a los mercados petroleros, no tenga una pronta resolución.

Las preocupaciones por el suministro se exacerbaron cuando atacantes hicieron explotar el viernes el principal ducto de exportación de petróleo de Yemen, lo que interrumpió los flujos de crudo en un nuevo atentado contra el sector energético del país.