indicadores financieros

HERRAMIENTAS
Foto: Jack Bocaranda / AVN / Archivo

(Caracas, 13 de febrero. Noticias24) – El ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, concedió una entrevista al diario Ciudad CCS, en donde señaló que “la renta no la produce nadie, sino que se capta del exterior. Este gobierno, tampoco la produce, pero trata de distribuirla y eso es lo que les molesta a algunos que antes se quedaban con esa renta”.

Asimismo, estableció que el Sitme no se podía mantener ya que se “alimentaba de endeudamiento de Pdvsa y del Gobierno Central para suplirle recursos al sector privado”.

Lea a continuación la nota publicada:

“En el fondo, es un conflicto por la captación de la renta”, resume Jorge Giordani, ministro del Poder Popular para Planificación y Finanzas, al hablar sobre el ajuste cambiario que comienza a regir hoy, al pasar el dólar de 4,30 a 6,30 bolívares.

“Si el presidente Chávez tuviera un solo mérito, ese sería el redistribuir esa renta socialmente. Son 500 mil millones de dólares redistribuidos hasta ahora”

Profesor de larga trayectoria, Giordani habla como quien da clases. “¿Quién produce las divisas en el país? –pregunta, y se responde–. De las exportaciones totales, que casi llegan a 97 mil millones de dólares, 95% las produce Pdvsa.El sector privado produce apenas 3 mil millones de dólares, pero demanda 30 mil millones. La renta no la produce nadie, sino que se capta del exterior. Este gobierno, tampoco la produce, pero trata de distribuirla y eso es lo que les molesta a algunos que antes se quedaban con esa renta. Dicen que estamos desangrando a Pdvsa porque destinamos una gran porción de los ingresos a lo social. Lo que querían era seguir desangrándola, pero para ellos. Si el presidente Chávez tuviera un solo mérito, ese sería el redistribuir esa renta socialmente. Son 500 mil millones de dólares redistribuidos hasta ahora. Lo que pasa es que mucha gente quiere su parte de la renta, pero de un modo egoísta, individual. ¿Entonces de qué estamos hablando, de un socialismo rentístico? Eso es una contradicción en los términos. Lo que tratamos de hacer –recapitula– es que la renta mejore el nivel de vida de la mayoría, que no se la apropien minorías para seguir acumulando depósitos en el exterior. A eso apunta la medida cambiaria”.

—¿Por qué el control de cambio no ha logrado detener esa fuga de divisas?

—Porque siempre hay filtraciones y siempre las habrá. Por ejemplo, se creó un mecanismo como el Sitme (Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera) que nació genéticamente perverso. Ahora hay que hacerle una anatomía patológica para saber cómo eran sus perversidades.

Cuando creas un sistema de administración de divisas, el otro polo (la gente que quiere burlarlo y sacar provecho) nace automáticamente. Puedes perseguirlos, pero siempre le buscan la vuelta: la sobrefacturación, los containers llenos de piedra… trucos para lograr su meta: comprar barato y vender caro.

Pero el régimen de administración se mantiene firme, no lo vamos a cambiar. Por ahí hay un señor, revolucionario él, que propone eliminar Cadivi y dejar todo libre.… Bueno, si hacemos eso, las reservas internacionales no duran tres días.

“Cuando creas un sistema de administración de divisas, el otro polo (la gente que quiere burlarlo y sacar provecho) nace automáticamente”

—¿Eso que dice del Sitme es una autocrítica?

—No, el Sitme sirvió por un tiempo, pero no podía seguir. El Sitme se alimentaba de endeudamiento de Pdvsa y del Gobierno Central para suplirle recursos al sector privado a través de la banca.

Era una alimentación indebida. Volvemos a lo mismo: la lucha de pequeños grupos por quedarse con la renta.

—¿Seguiremos por la vía de la administración de divisas con ajustes cada cierto tiempo?, o estas medidas sanarán, finalmente, la enfermedad.

—El que va manejando y ve un hueco tiene que esquivarlo, pero esa maniobra no lo salva de todos los huecos que haya después. Hay que analizar constantemente la realidad.

El Gobierno tiene que orientar el uso de los recursos, que son limitados pero que serían más que suficientes para mantener saludable nuestra economía. Con 30 o 40 mil millones de dólares bastaría… ¡Úpale, claro que sí!

—Tanto los expertos opositores como muchos críticos revolucionarios dicen que es un paquetazo. ¿Qué les responde?

—Ajá, y si es un paquetazo, ¿dónde está la privatización?, ¿dónde está la desmejora en las leyes laborales?, ¿dónde está la injerencia del Fondo Monetario Internacional?… Es absurdo.

“Si es un paquetazo, ¿dónde está la privatización?, ¿dónde está la desmejora en las leyes laborales?”

Cuestionan que usemos la palabra ajuste …¡Son bien cretinos! Si un tipo tiene cien kilos de sobrepeso, más vale que se ajuste o le da una embolia o un infarto. Son medidas, cambios que deben hacerse para corregir desequilibrios. Y más en una sociedad como la nuestra, abierta al exterior, a la influencia de todo lo que está pasando en el mundo.

—Se ha criticado la forma en que se manejó la información, eso de negar y negar hasta el último minuto y luego lanzar las medidas, a algunos les pareció cuartorrepublicano.

—Sí, he leído a gente que afirma que era necesario decirlo con bastante antelación. Nosotros estamos combatiendo contra un enemigo que quiere desestabilizar y no podemos avisarle.

Sería como si un judoka le dijera al rival, sé que este es tu punto débil y por ahí te voy a dar.…

“Todos vivimos de la insaciabilidad del dólar, de una especie de ninfomanía dolarizada”

—Lo que pasa es que muchos revolucionarios sienten que les pegaron a ellos, no a los enemigos de la derecha.

—Sí, porque hay una cultura, un imaginario popular respecto al dólar. Mi hermano siempre pregunta: ¿cuántos dólares hay que pagar para ir a un CDI, a una escuela o a recibir una casa de la Gran Misión Vivienda? No se necesita tener dólares, ni siquiera haber visto uno en la vida, pero allí funciona el elemento ideología.

Todos vivimos de la insaciabilidad del dólar, de una especie de ninfomanía dolarizada. Es una enfermedad del sistema rentístico.

—Los expertos opositores dicen que esta medida fue tomada para mitigar el desabastecimiento. ¿Tienen algo de razón?

—Esos expertos son provocadores de pánico. Logran que la gente acumule irracionalmente alimentos en su casa y luego hablan de escasez. Manejan lo invisible, el dólar, las transferencias, la acumulación de divisas en el exterior, y son los que más chillan porque tienen a su disposición la maquinaria mediática.

Filosofía de Barranco Yopal

Jorge Giordani, ingeniero electrónico, especializado en Planificación del Desarrollo, tiene 72 años de edad y lo apodan “el Monje” por su reputación de vivir con lo estrictamente necesario.

Refuerza esa imagen cuando critica los excesos del consumo que se han venido registrando. “Ha mejorado el nivel de vida, pero eso no justifica, por ejemplo, que la gente se atiborre de comida chatarra… por eso hay tanta obesidad”, señala.

El ascetismo que –según quienes le conocen bien– practica en su vida, es también su doctrina económica: “Como país debemos enfocarnos en producir lo que podamos, importar lo prioritario para la salud, la educación y la alimentación sana –expresa–. Luego, si alguien quiere darse lujos, pues que los pague”.

Hacia la austeridad debe caminar también, en su concepto, el sistema cambiario con los ajustes que se pondrán en vigor. “Hay que simplificar y agilizar los trámites. Mientras más peajes tengas, más favoreces la corrupción”, puntualiza uno de los aspectos.

El ministro está convencido de que hay que luchar contra antivalores que están muy sembrados. Él los llama “la filosofía de Barranco Yopal”. Para ilustrarla, refiere una anécdota: En Barranco Yopal (comunidad Kuiva del estado Apure), el Presidente le estaba otorgando un crédito a un indígena.

Le dijo: “Te damos una parte ahora, tú trabajas con ella, la pagas y luego te damos la otra parte”. El hombre rechazo la propuesta: “¿Tú sabes cómo es la cosa, Chávez?: me lo das ya y de un solo coñazo”.

Por: Clodovaldo Hernández
Ciudad CCS

economía » en esta sección

buscador