HERRAMIENTAS
Foto: Susana Vera / Reuters / Archivo

(Madrid, 15 de febrero. Agencias).- El gigante español de las telecomunicaciones, Telefónica, anunció este viernes que la devaluación del bolívar en Venezuela le supondrá pérdidas por 438 millones de euros (unos 585 millones de dólares) en 2012 y una disminución de activos de 1.000 millones a partir de este año.

Telefónica, que tiene más de diez millones de líneas móviles en el país, precisó que las pérdidas del año pasado no tendrán impacto en su deuda.

El paso a 6,3 bolívares por dólar, en lugar de los 4,3 anteriores, anunciado el 8 de febrero por Caracas representará para el ejercicio 2012 de Telefónica “una pérdida aproximada, antes de impuestos, de 438 millones de euros, sin impacto en deuda”, informó en un comunicado.

Esto es debido a que, al ser posterior al cierre del ejercicio 2012, “la decisión adoptada por el gobierno venezolano sólo afecta a las estimaciones realizadas por el grupo sobre el valor de liquidación de la posición neta en moneda extranjera”, precisó.

La aplicación de la nueva tasa de cambio a partir de 2013 conllevará asimismo “la disminución de los activos netos del Grupo Telefónica en Venezuela (…) por un importe aproximado de 1.000 millones de euros, tomando como base los activos netos al 31 de diciembre de 2012″, afirmó.

Parte de esta disminución corresponderá a “una reducción del contravalor en euros de los activos financieros netos denominados en bolívares fuertes, por un importe aproximado de 873 millones de euros”, precisó el grupo.

Los analistas ya habían apuntado que la devaluación no fue una sorpresa, por lo que el riesgo ya se descontaba en sus previsiones, aunque algunos como la entidad bancaria española BBVA preveían un impacto negativo del 2 % en el resultado bruto de explotación (ebitda) de la compañía.

El pasado 8 de febrero, el Gobierno venezolano anunció una devaluación de 46% de su moneda frente al dólar para combatir el “brote inflacionario y especulativo” del país, que mantiene un control de cambio desde hace diez años y no ajustaba su moneda desde 2011.

Con información de AFP y EFE