×

Crudo Brent cerró en baja durante sesión del viernes

Foto: Archivo / Noticias24

(Nueva York, 15 de febrero – Reuters).- Los precios del crudo se hundieron el viernes y los futuros del Brent cerraron con su primera semana negativa desde mediados de enero, luego de una inesperada baja en la producción industrial de Estados Unidos que avivó preocupaciones sobre una lenta actividad económica.

La producción industrial bajó el 0,1% el mes pasado tras un avance revisado de 0,4% en diciembre, dijo la Reserva Federal. Los economistas encuestados por Reuters esperaban un aumento de 0,2% de la producción de enero.

Los precios del crudo estadounidense presentaron una marcada caída debido a que operadores vendieron sus posiciones de cara al fin de semana largo en Estados Unidos.

Los futuros de crudo Brent para entrega en abril declinaron a un mínimo de 116,28 dólares el barril, una pérdida de 1,72 dólares, antes de recuperarse para cerrar con una baja de 0,34 dólares o un 0,29% a 117,66. En la semana retrocedieron 1,24 dólares, o un 1 por ciento, en su primer retroceso semanal desde el 13 de enero.

El crudo estadounidense descendió 1,45 dólares a 95,86 dólares el barril. En la semana, sin embargo, consiguió anotar una ganancia menor de 0,14 dólares el barril.

Operadores y estrategas dijeron que el mercado de materias primas se ha visto fuertemente afectado por una serie de cifras económicas que sugieren que la economía mundial no se expandirá tan rápido como se espera.

Pero no todos los datos económicos de Estados Unidos fueron negativos. La confianza del consumidor mejoró en febrero, impulsada por señales de mayores contrataciones, aunque existía preocupación por una reducción en los futuros ingresos, de acuerdo a un sondeo de la Universidad de Michigan y Thomson Reuters.

Las perspectivas para el crecimiento global eran opacadas aún más por divisiones esperadas en una reunión en Moscú de funcionarios de Finanzas del Grupo de las 20 principales economías, que componen un 90 por ciento de la economía global, sobre política económica y su impacto sobre las monedas.

A los economistas les preocupa que devaluaciones competitivas puedan llevar a guerras cambiarias, lo que empobrecería a países de todo el mundo.