HERRAMIENTAS
Foto: Dreamstime / Archivo / Imagen Referencial

(Caracas, 21 de febrero. Noticias24) – El diario El Nacional publicó este jueves que “comerciantes y consumidores coinciden en que el suministro de productos ha mejorado en las últimas semanas en comparación a inicios de año. Sin embargo, las restricciones para la compra de artículos regulados persisten tanto en cadenas de supermercados privadas como públicas“.

Asimismo, el texto expresa que en algunas cadenas de supermercados reconocidas “los compradores sólo pueden adquirir entre dos o cuatro unidades -según el producto y el establecimiento- de harina de maíz, aceite, azúcar, harina de trigo y papel higiénico”.

Por su parte, el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, manifestó al rotativo que “lo que estamos viendo en los comercios es un abastecimiento racionado por la fragilidad que exhiben los inventarios”, y acotó que “los productores que importan a través de Cadivi están limitados a las divisas que este organismo le otorgue, y los que acudían al Sitme ahora están en el limbo”.

A continuación el texto publicado por el medio:

Comerciantes y consumidores coinciden en que el suministro de productos ha mejorado en las últimas semanas en comparación a inicios de año. Sin embargo, las restricciones para la compra de artículos regulados persisten tanto en cadenas de supermercados privadas como públicas.

En Excelsior Gama de La Urbina, en Central Madeirense de El Marqués, en Plaza’s de El Cafetal y en Plan Suárez de La Urbina, los compradores sólo pueden adquirir entre dos o cuatro unidades -según el producto y el establecimiento- de harina de maíz, aceite, azúcar, harina de trigo y papel higiénico. Mientras que en el Abasto Bicentenario de Terrazas del Ávila se pueden llevar cuatro unidades.

Una consumidora que prefirió no dar su nombre señala que para abastecerse de azúcar para poder mantener su negocio de repostería debe hacer varios recorridos por distintos establecimientos. “Entro y salgo a cada rato de aquí para poder comprar azúcar, porque sólo dejan adquirir 2 kilos por mercado. Esto lo puedo hacer hoy porque estoy libre. Si vienes en la noche pierdes el tiempo pues encuentras los establecimientos vacíos”, dice.

Una encargada del Excelsior Gama, que prefirió el anonimato, señala que en el caso del azúcar, que no había ayer, los despachos se han distanciado. Precisa que antes recibían pedidos semanales y ahora son cada 15 días.

Juan Niño, subgerente de Plaza’s de El Cafetal, indica que los proveedores hacen entregas semanales de la mayoría de los artículos, pero con menos cantidad de productos. “Por eso es que la mercancía se acaba más rápido. Restringimos la compra para tratar de que dure el mayor tiempo posible, es decir hasta que llegue el próximo pedido”.

Niño recuerda el caso de la harina de maíz. Precisa que actualmente el establecimiento recibe 1.200 kilos semanales, pero que antes los despachos semanales llegaban a 6.000 kilos. Agrega que las empresas productoras justifican el descenso en las entregas por los problemas que tienen para conseguir la materia prima, lo que afecta la capacidad de producción.

Causas. “Lo que estamos viendo en los comercios es un abastecimiento racionado por la fragilidad que exhiben los inventarios”, afirma Luis Vicente León, presidente de Datanálisis. Señala que la dificultad para encontrar la materia prima y para acceder a las divisas para importar insumos afectan las operaciones de las empresas.

“Los productores que importan a través de Cadivi están limitados a las divisas que este organismo le otorgue, y los que acudían al Sitme ahora están en el limbo”, dice León.

Otra de las razones, agrega, es la hostilidad hacia el sector privado por parte del Gobierno. “Los inventarios han sido criminalizados. Las empresas están produciendo lo que pueden despachar sin armar inventarios para evitar problemas”.

A estas razones, León suma las empresas manufactureras que han sido expropiadas, las cuales han perdido eficiencia. “Por ejemplo, el Estado tiene 47% de la capacidad instalada de la producción de harina de maíz, pero sólo sirve a 20% de mercado. El sector privado tiene la responsabilidad de satisfacer 80% de las demanda. Por más que las compañías estén haciendo el mayor esfuerzo, no están preparadas para satisfacer toda la demanda porque sus volúmenes de producción no alcanzan para surtir todo el sector comercial”, asegura el presidente de Datanálisis.

Devaluación aún no afecta

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, indicó que la reciente devaluación de 46,5% del bolívar no afecta directamente el abastecimiento de productos en los supermercados. Dijo que las consecuencias del incremento perjudicará el normal suministro en los establecimientos si a los fabricantes no les reconocen el alza que experimentarán los costos de producción.

En cuando a cómo se comportará el índice de escasez en febrero, León prefirió no adelantarse. Sin embargo, cree que será inferior al registrado en enero pasado. “En ese mes estuvimos en crisis”.

Datos del Banco Central de Venezuela indican que en el primer mes de 2013 el índice de escasez se situó en 20,4% (4,1 puntos porcentuales por encima de la registrada en diciembre), el más alto desde enero de 2008, cuando estuvo en 24,7%.


Por Carmen Sofía Alfonzo A.

Con información de El Nacional

economía » en esta sección

buscador