HERRAMIENTAS
Foto: Carlos Garcí­a / Reuters / Archivo / Imagen Referencial

(Caracas, 28 de febrero. Noticias24) – Este jueves, el diario El Nacional señaló en su edición digital que “los supermercados, tiendas de autoservicios y las farmacias de cadena estudian mecanismos para aplicar la Ley Orgánica del Trabajo, sin que esto signifique una carga excesiva que atente contra la operatividad del sector“.

Asimismo, el presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Supermercados y Autoservicios (Ansa), Luis Rodríguez, manifestó al rotativo que “aumentar la plantilla o colocar nuevos turnos genera unos costos adicionales que para los supermercados y tiendas pequeñas será mortal”.

Agregó que “la medida que establece dar dos días continuos libres a los trabajadores en un sector como los supermercados y las farmacias que ofrecen un servicio público, afectaría la continuidad de las operaciones y los costos serían muy altos”.

A continuación el texto publicado por el medio:

Los supermercados, tiendas de autoservicios y las farmacias de cadena estudian mecanismos para aplicar la Ley Orgánica del Trabajo, sin que esto signifique una carga excesiva que atente contra la operatividad del sector.

Luis Rodríguez, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Supermercados y Autoservicios, señaló que los pequeños comercios quedan en desventaja porque al reducir la jornada laboral tienen que contratar otro turno, y no tienen el músculo financiero para sostener un incremento en la nómina.

“Aumentar la plantilla o colocar nuevos turnos genera unos costos adicionales que para los supermercados y tiendas pequeñas será mortal”, alertó.

Dijo que están solicitando al Gobierno una excepción o flexibilización en la aplicación de la ley, especialmente para los pequeños negocios, supermercados y farmacias.

“La medida que establece dar dos días continuos libres a los trabajadores en un sector como los supermercados y las farmacias que ofrecen un servicio público, afectaría la continuidad de las operaciones y los costos serían muy altos”, afirmó Rodríguez.

Agregó que el sector retail está dispuesto a cumplir la ley y que ya han aplicado la reducción de la jornada laboral. Sin embargo, solicitan que se aclare la medida y se adapte a la realidad de la actividad.

Señaló que incluso hay trabajadores a los que no le conviene tomar libre los fines de semana, cuando hay mayor actividad en los supermercados y comercios de autoservicios porque eso se traduce en una remuneración extra y a otros no les gusta trabajar fines de semana. “Se tiene un modelo rotativo.

A una gran mayoría de los empleados no les gusta librar siempre los fines de semana. Entonces estamos montando un modelo que permita la rotación de los días libres. Hemos intentado pedir una excepción porque somos un servicio publico”, insistió.

El presidente de Ansa declaró que en los supermercados y cadenas de autoservicios hay un déficit de personal de entre 15% y 20%. “No se consigue completar la plantilla laboral y, además, los costos son muy altos para muchos pequeños y medianos comercios. Pareciera que la gente no desea trabajar en el sector”, añadió. Además de que hay una alta rotación de personal y pocos empleados son especializados en las distintas áreas que demanda la actividad.

Otro de los problemas es que en el sector retail o detallistas de autoservicios el porcentaje de ausentismo laboral promedia 38%. Indicó que gran parte de los reposos presentados no son justificados.

Se ha notificado al Ministerio del Trabajo que hay empleados que presentan reposos falsos o amañados, que no tienen justificación, pero no se ha tomado ninguna medida”, dijo Rodríguez. Aclaró que 15% de estas ausencias sí están calificadas como justificadas por enfermedad y otros casos.

La Asociación Nacional de Supermercados agrupa 20% del total de establecimientos que operan en el país, es decir entre 700 y 750 de más de 3.500 comercios.

La cifra

45% de las ventas de los supermercados y tiendas de autoservicios son de productos alimenticios y de cuidado personal y limpieza del hogar que tienen precios controlados. En el caso de la canasta alimentaría, los comerciantes afirman que apenas logran unos márgenes de ganancia de entre 2% y 7%, por lo que los ingresos son bajos en la categoría.

A esto suman la alta carga impositiva con el pago de impuestos nacionales y municipales al que están obligados, además del costo de servicios y contribuciones parafiscales entre otros.


Por Katiuska Hernández

Con información de El Nacional