×

Crudo Brent cerró con perdida de 1,15% durante sesión del jueves

Foto: AFP / Archivo

(Nueva York, 21 de marzo – Reuters).- Los precios del crudo cayeron más de un 1% el jueves, mientras Chipre luchaba para reunir dinero suficiente como para asegurar un rescate y evitar el colapso de su sector bancario, reviviendo los temores sobre el panorama para la demanda de petróleo en Europa.

La Unión Europea ha dado hasta el lunes a Chipre, la endeudada isla mediterránea, para que reúna los miles de millones de euros que necesita para recibir un rescate internacional o enfrente el colapso de su sistema financiero y su posible salida de la zona euro.

Sumándose a las preocupaciones sobre Europa, la recesión económica de la zona euro se profundizó en marzo, incluso antes de que la crisis de Chipre se agudizara, mostraron datos de un sondeo de Markit.

Los problemas en Europa y la precaria situación en Chipre contrarrestaron el soporte dado por datos económicos positivos de Estados Unidos, donde las ventas de casas usadas y otros importantes indicadores económicos subieron el mes pasado.

El crudo Brent a entregar en mayo cayó 1,25 dólares, o un 1,15%, para cerrar en 107,47 dólares el barril, luego de tocar un mínimo de 107,08 dólares.

El crudo estadounidense para mayo cayó 1,05 dólares, o un 1,12%, para cerrar a 92,45 dólares el barril, luego de tocar un mínimo de 91,84 dólares.

Datos sobre la actividad manufacturera de la zona euro mostraron declives inesperados en el bloque monetario en marzo, provocados por la sorpresiva debilidad de los índices de gerentes de compra (PMI) de Alemania y especialmente de Francia.

El número de estadounidenses que solicitaron nuevos subsidios por beneficios de desempleo subió la semana pasada, aunque una lectura de tendencia bajó a su punto más bajo en cinco años.

Los datos en China también fueron positivos, con cifras manufactureras mejores a lo esperado que indicaron un progreso en el pronóstico de la demanda de combustible en el segundo consumidor de petróleo más grande del mundo.

Una advertencia del líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, de que la República Islámica destruiría las ciudades israelíes de Tel Aviv y Haifa si la infraestructura nuclear de Irán era atacada por el Estado hebreo no evitó que los precios del crudo cayeran.