HERRAMIENTAS
Foto: Reuters / Jorge Silva/ Archivo/ Imagen referencial

(Caracas, 07 de abril. Noticias24) – El diario El Nacional publicó este domingo que “aún esperan respuesta del Ministerio del Trabajo 60.000 empresas que han introducido la solicitud de aprobación del nuevo horario laboral en las inspectorías para cumplir el plazo de un año que establece la Ley Orgánica del Trabajo para implementar la reducción de la jornada laboral diurna de 44 a 40 horas semanales”.

El presidente de la Comisión de Asuntos Laborales de Fedecámaras, Aurelio Concheso, manifestó que “la gran deficiencia en la administración de la ley por parte del Ministerio del Trabajo y el silencio administrativo de las inspectorías son unas de las grandes dificultades que afrontan los empleadores para adecuarse a la legislación“.

Por su parte, el presidente de Consecomercio, Mauricio Tancredi, comentó que “pedimos flexibilidad para los pequeños y medianos comerciantes que deben enfrentar el aumento de los costos laborales en un entorno de control de precios y escasez“.

Asimismo, recalcó que “no estamos en contra de los 2 días de descanso, y cumpliremos la ley a cabalidad. Realizamos negociaciones internamente con los trabajadores para llegar a un acuerdo que convenga al negocio y se ajuste a la ley”.

A continuación el texto publicado por el medio:

Aún esperan respuesta del Ministerio del Trabajo 60.000 empresas que han introducido la solicitud de aprobación del nuevo horario laboral en las inspectorías para cumplir el plazo de un año que establece la Ley Orgánica del Trabajo para implementar la reducción de la jornada laboral diurna de 44 a 40 horas semanales.

“La gran deficiencia en la administración de la ley por parte del Ministerio del Trabajo y el silencio administrativo de las inspectorías son unas de las grandes dificultades que afrontan los empleadores para adecuarse a la legislación”, declaró Aurelio Concheso, presidente de la Comisión de Asuntos Laborales de Fedecámaras.

“Los últimos días se han multiplicado los representantes de las empresas que consignan los horarios. Tememos no darnos abasto en la medida en que se acerca la fecha tope del 6 de mayo”, expresó un funcionario de la Inspectoría del Trabajo que solicitó no mencionar su nombre.

Las inspectorías destinan tres días a la semana para estos casos, lo cual es insuficiente, según Juan Crespo, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Harina. “Quedan muchas empresas, especialmente pequeñas y medianas, por cumplir el requisito de la ley”, afirmó.

Las grandes empresas se han adaptado a las disposiciones, como la aplicación de la reducción de la jornada laboral, de acuerdo con su interpretación de la legislación, ante la falta de respuesta del Ministerio del Trabajo y del reglamento, aseguró el vocero de Fedecámaras.

Agregó que la mayoría de los empleadores han trabajado en atención al nuevo horario y han hecho un esfuerzo para ofrecer los dos días libres a sus trabajadores. Las empresas de trabajo continuo son los que registran más dificultades e incrementos en sus costos porque han tenido que recurrir a un tercer turno.

Crespo explicó que las panaderías, supermercados y comercios tienen problemas para elaborar los nuevos horarios por “ser una materia compleja que debe tomar en cuenta la protección de los empleos existentes en una recesión económica”. Por ello, instó a realizar un operativo para que las inspectorías despachen de lunes a sábado.

Las pequeñas y medianas empresas se están ajustando con mucho mayor esfuerzo. Algunas han modificado el horario de atención al público sin aumentar la nómina, porque no pueden asumir más costos laborales. Otras han decidido cerrar al público los sábados, expresó Concheso.

Comercios. El presidente de Consecomercio, Mauricio Tancredi, solicitó al Gobierno que revise la normativa y le preste tratamiento especial a los pequeños y medianos comercios que representan más de 80% del sector. “Pedimos flexibilidad para los pequeños y medianos comerciantes que deben enfrentar el aumento de los costos laborales en un entorno de control de precios y escasez”, afirmó.

Señaló que los comerciantes trabajan seis días a la semana y sus mayores ventas se hacen los sábados y domingos por lo cual les está resultando difícil adecuarse al nuevo horario.

Indicó que trabajan en la planificación de los turnos porque no cuentan con el músculo financiero para afrontar nuevos ingresos en nómina. 80% de los pequeños comercios tiene entre 5 y 10 empleados, se tendría que contratar nuevo personal para cubrir a los que están de descanso y ajustar el horario de trabajo, pero las cuentas no dan.

“No estamos en contra de los 2 días de descanso, y cumpliremos la ley a cabalidad. Realizamos negociaciones internamente con los trabajadores para llegar a un acuerdo que convenga al negocio y se ajuste a la ley”, aseveró.

Modelos de jornada. En la banca privada trabajarán de lunes a viernes, informó Claudio Rivas, de la Federación de Trabajadores Bancarios. El directivo refirió que en conversaciones con los sindicatos evalúan un horario de 8:00 am a 4:00 pm.

Juan Crespo añadió que en las panaderías barajan ocho horas diarias de lunes a viernes y dos días continuos de descanso para el personal fijo. Los fines de semana trabajarán los dueños con sus familiares o un personal rotativo contratado por horas.

Informó que en contacto con otros dirigentes laborales, los restaurantes adaptan la jornada a los días más productivos (de miércoles a domingo) con los lunes y martes libres y que en los supermercados y tiendas se plantea un esquema similar.

La construcción ya adoptó la nueva jornada: 9 horas diarias de lunes a jueves y de 7:00 am a 11:00 am los viernes, apuntó Octavio Campos, directivo de la federación de trabajadores de esa industria.

Aclaró que la medida beneficia a 80.000 trabajadores, lo que es mínimo frente al histórico de 250.000 a 300.000 obreros, porque “están casi paralizadas las obras de infraestructura como la Misión Vivienda, los ferrocarriles y Metros, entre otras, además de que el Gobierno ha quebrado las constructoras privadas”.

Aplicarán multas de 30 a 60 UT a infractores

El instructivo con los requisitos para consignar el horario de trabajo señala que los patronos que no hayan adecuado la jornada laboral ni publicado en lugar visible serán sancionados con multas de entre 30 y 60 unidades tributarias, es decir entre 3.210 bolívares y 6.420 bolívares, establecidas en los artículos 524 y 525 de la Ley Orgánica del Trabajo.

El documento, dirigido al inspector del trabajo, debe identificar claramente la entidad del trabajo (empresa) y su representante legal, además del horario u horarios por implantar y los mecanismos de participación de los trabajadores en la adecuación de la jornada. Precisar los límites de horas, diario y semanal, los tiempos para comer y los días de descanso por semana.

Sobre el trabajo continuo hay que explicar las razones que justifican la adopción de estos tipos de horarios, adosando las áreas de labor y los cargos sujetos a este tipo de jornada.


Por Dulce María Rodríguez / Ana Díaz

Con información de El Nacional

economía » en esta sección

buscador