HERRAMIENTAS
Foto: REUTERS / Carlos Garcia Rawlins / Archivo / Imagen referencial

(Caracas, 09 de abril. Noticias24) – El diario El Nacional publicó que un estudio de Datanálisis determinó que los “productos regulados como el aceite, la harina de maíz precocida, la carne, el queso y el pollo son los que han mostrado los índices más altos de desabastecimiento en los últimos seis años“.

Asimismo, el análisis expresó que “desde el año 2003 Venezuela vive una escasez crónica que promedia 17%”.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, expresó que “hay acaparamiento, pero esto ocurre porque no hay suficientes productos en el mercado”.

Por su parte, el economista Domingo Sifontes manifestó que “si el sistema cambiario no comienza a fluir los niveles de escasez van a ir en aumento“.

A continuación el texto publicado por el medio:

Históricamente, los estudios han demostrado que existe una correlación directa entre control de precios y escasez. Productos regulados como el aceite, la harina de maíz precocida, la carne, el queso y el pollo son los que han mostrado los índices más altos de desabastecimiento en los últimos seis años, indica un estudio de Datanálisis.

Los procesos de revisión de precios, como el realizado en 2008, cuando se registró el record más alto en el índice de escasez, disminuyó el desabastecimiento en productos como la leche y el pollo, que para esa fecha presentaban niveles entre 50% y 80%. Sin embargo, a partir de 2010 recuperaron su tendencia al alza, con decrecimientos esporádicos debido a las importaciones, señala la firma.

Igual ocurrió con el aceite y la carne. La modificación de precios de 2008 redujo durante un tiempo los índices de escasez, cuyo punto más alto para estos productos fue mayo de 2007 al superar 60%. Los niveles de abastecimiento de aceite mejoraron notablemente después del aumento, sin embargo, en 2011 volvió a subir por falta de revisiones necesarias.

En líneas generales, la leche y el aceite figuran como los productos con escasez grave –por encima de 40%-, mientras el café, carne, pollo, queso blanco, azúcar, margarina, mayonesa y salsa de tomate han padecido una escasez significativa –entre 11% y 40%-.

El año 2013 comenzó con un índice de escasez general de más de 20,4%, el más alto desde 2008. Voceros del Gobierno señalaron que el problema se debe a acaparamiento y especulación del sector privado. “Por supuesto que hay acaparamiento, pero esto ocurre porque no hay suficientes productos en el mercado”, dijo Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

El especialista considera que el fenómeno no justifica la reducción de la oferta. Indicó que la expropiación de empresas y la posterior merma de su capacidad productiva han incidido en el surtimiento de los anaqueles. El estudio anota que desde el año 2003 Venezuela vive una escasez crónica que promedia 17%.

Fluidez necesaria. Otro factor que incide en la escasez es el control de cambio y, sobre todo, los retrasos en las asignaciones de divisas. El economista Domingo Sifontes sugirió que el esquema debe tender a la flexibilización si se quiere acabar con los problemas de desabastecimiento.

Los altos índices de escasez que se presentaron en 2008 coinciden con una contracción en las asignaciones de divisas presentada por Cadivi. “Si el sistema cambiario no comienza a fluir los niveles de escasez van a ir en aumento”, advirtió.

Agregó que a pesar de que las importaciones del Estado han ayudado a reducir un porcentaje de la escasez en ciertos rubros, resultan insuficientes. “El sistema cambiario se ha vuelto tan inestable que se hace insostenible, hay que flexibilizarlo”, reiteró.

Sifontes añadió que el Sicad parece ser, desde el punto de vista técnico, una alternativa que apunta a esa dirección. “Lo que preocupa es que los resultados de la primera subasta fueron muy escuetos y eso genera desconfianza”.

La ausencia cuesta caro

Al no conseguirse los productos regulados el comercio informal establece sus propios precios. La última cifra ofrecida por Datanálisis, que data de finales de 2011, indica que el sobreprecio de los productos analizados (aceite, arroz, azúcar, café, carne, harina de maíz, leche en polvo, pastas alimenticias, pollo, queso blanco duro y sardinas) fue de 44% en los canales de distribución no regulares.

La firma también señaló que existe una correlación positiva entre escasez e inflación. “Mientras mayor es la escasez de los productos regulados, mayor es el precio que termina pagando el consumidor por adquirirlos”, expresa el estudio. En enero 2008, el sobreprecio de la cesta de productos fue de 70%, su nivel más alto en los últimos seis años.

Domingo Sifontes, economista, añadió que ante la insuficiente oferta de divisas las empresas se ven obligadas a adquirir los dólares por la vía paralela, situación que también encarece los costos de los productos.


Por Nicolle Yapur

Con información de El Nacional

economía » en esta sección

buscador