HERRAMIENTAS


Una nueva providencia para el uso de la asignación anual de los dólares para viajeros será presentada por la Comisión de Administración de Divisas en menos de dos semanas.

La nueva normativa no sólo exige más requisitos para la aprobación del derecho a usar la tarjeta de crédito en el exterior, sino que también restringirá el uso de los dólares según destino y tiempo de estadí­a.

Entre los nuevos requisitos destacan la presentación de los boletos y una declaración jurada firmada por el viajero ante el operador cambiario (banco) emisor de la tarjeta de crédito. La declaración deberá incluir los dí­as exactos que la persona estará fuera del paí­s y, en caso de que decida excederse en el tiempo estipulado, podrá ser sujeto de sospecha por la comisión, confirmó un funcionario de la institución.

Tanto la copia de los boletos como la declaración jurada deberán ser presentadas ante el operador cambiario al menos un mes antes de la partida. La comisión decidirá cuánto dinero le será aprobado al solicitante para ese viaje especí­fico.

La tarjeta de crédito de cada usuario será desbloqueda dos dí­as antes del viaje y volverá a ser bloqueada dos dí­as después del regreso. En caso de que el solicitante anuncie un viaje de siete dí­as y se consuma la asignación en uno o dos dí­as, Cadivi podrí­a argumentar que se cometió un ilí­cito cambiario.

La asignación anual de divisas ya no estará disponible para los viajeros durante todo el año. Cada vez que un venezolano decida salir del paí­s deberá notificarlo ante Cadivi y cumplir nuevamente con los requisitos exigidos por la comisión. No existirán excepciones para la autorización de consumos superiores al cupo anual de 2.500 dólares aunque la persona demuestre que sus destinos así­ lo ameritan.

Aún se desconoce cuáles serán los criterios establecidos por Cadivi, junto con el Ministerio de Economí­a y Finanzas y el Banco Central de Venezuela, para establecer los lí­mites de los cupos según los destinos y la estadí­a. Lo único que se conoce hasta la fecha es que podrí­an tener prioridad las personas que viajan a Asia o Europa por perí­odos largos o si son de la tercera edad. En estos casos se tendrí­a el derecho de disfrutar los 2.500 dólares completos de la asignación anual en un solo viaje.

En caso de que el organismo regulador considere que existen elementos que colocan al tarjetahabiente bajo sospecha no sólo estará en el derecho de exigirle las facturas que validen los consumos hechos en el exterior sino que también, debido a la declaración, podrí­a abrirle procesos administrativos argumentando incumplimiento de lo que se juró.

El Nacional