×

“No le tememos a la oposición, debemos cuidarnos de los errores que podamos cometer”

Foto: Emilio Guzmán / AVN / Archivo

(Caracas, 06 de mayo. Noticias24) – Ricardo Menéndez, ministro del Poder Popular para las Industrias, señaló que los representantes del ente están realizando “una evaluación profundamente crítica de los procesos” de gestión en las empresas públicas del país, con el fin de cumplir con la Gran Misión Eficiencia o Nada.

Asimismo, recalcó que al hablar de Gobierno de Calle se refiere al contacto diario con las comunidades bajo la idea de la eficiencia. “No le tememos a la oposición ni al imperio, debemos cuidarnos de los errores que podamos cometer”, dijo.

Agregó que “el Jefe del Estado ha sido claro en su mandato. Ha ordenado acciones dirigidas, entre otros objetivos, a desarrollar capacidades para mejorar la gestión en función de las necesidades o solución de problemas que reclame el pueblo” y enfatizó que “en estos 15 primeros días del nuevo periodo constitucional se ha trabajado en función de dar respuestas a esas exigencias”.

A continuación el texto publicado por el medio:

El ministro del Poder Popular para Industrias, Ricardo Menéndez, instó a las unidades productivas públicas a mejorar sus procesos de gestión para cumplir con la Gran Misión Eficiencia o Nada impulsada por el presidente Nicolás Maduro.

“Estamos haciendo una evaluación profundamente crítica de los procesos, y todos demandaron correctivos”, expresó el ministro, al referirse a las industrias del sector plástico ubicadas en el estado Zulia, la primera entidad en la que se inició el gobierno de calle.

Cuando se habla de gobierno de calle, aclaró, se trata de la acción cotidiana bajo la premisa de eficiencia o nada. “Nosotros no le tememos a la oposición ni al imperio; debemos cuidarnos de los errores que podamos cometer”, alertó el ministro.

El gobierno de calle forma parte del legado del comandante Hugo Chávez que el presidente Maduro considera fundamental para mantener la conexión con el pueblo: la razón de ser de la Revolución.

El Jefe del Estado ha sido claro en su mandato. Ha ordenado acciones dirigidas, entre otros objetivos, a desarrollar capacidades para mejorar la gestión en función de las necesidades o solución de problemas que reclame el pueblo.

El titular de Industrias aseguró que en estos 15 primeros días del nuevo periodo constitucional se ha trabajado en función de dar respuestas a esas exigencias. Mencionó los cinco días que se mantuvo el Gabinete en el estado Zulia.

Estas visitas de gobierno de calle sirven también para hacer un seguimiento de la gestión. “Chequeamos las obras a nuestro cargo, fiscalizamos las unidades productivas y los proyectos en desarrollo, corregimos las fallas y profundizamos las cosas positivas que hay”, enumeró, durante una entrevista realizada en su despacho en Caracas.

Menéndez aseguró que “en estos 10 días del gobierno de Maduro se ha logrado avanzar en la ética que está delineando el Primer Mandatario y que se expresó en la desarticulación y derrota del golpe que estaba en marcha. Como pueblo comprometido con el comandante Chávez se logró preservar la Revolución”.

Abordar los espacios

Mediante el gobierno de calle su despacho evaluó la infraestructura del aparato industrial existente.

Ese es un tema fundamental para definir el futuro de la industria. En la Cuarta República se establecieron zonas para instalar fábricas, pero resultaron un fiasco porque se asociaron con las transnacionales que se dedicaron al ensamblaje. “No eran reales, ni tenían un fuerte componente nacional”, acotó.

La propuesta prevista en el plan de la patria 2013-2019 busca superar esa situación. Se trata de una forma distinta de abordar las fábricas dentro de las ciudades. “No estamos satisfechos con lo que tenemos; por eso seguimos avanzando hacia la independencia económica y soberana. Lo fundamental es concebir parques y zonas industriales de una manera integral”, comentó Menéndez.

En Zulia, el presidente Maduro mostró el borrador de una ley de parques industriales y zonas especiales de desarrollo productivo. “Es un instrumento que está en evaluación y que lo estamos contrastando con las actividades que realizamos en el gobierno de calle”, señaló.

Para delinear esa visión de parques industriales, el ministro dijo que se está evaluando la infraestructura de las ciudades. “Se van a recuperar esas zonas y convertirlas en espacios que encajen en esa visión integradora con su entorno”, aseveró.

Eso contempla también la vialidad, puertos y aeropuertos, la seguridad y la disponibilidad de servicios. Un aspecto que se ha detectado en la entidad zuliana y que se reproduce en otras regiones y ciudades del país es la gran cantidad de infraestructura ociosa existente. “Se está diseñando un plan de recuperación de estas zonas para convertirlas en parques industriales”, adelantó.

Además de los incentivos que se ofrecerán en esas zonas para el desarrollo de industrias, Menéndez indicó que se está pensando en organizar parques industriales temáticos con la finalidad de darle un sesgo productivo que permita desarrollar economías de escala.

Acciones concretas

Por ejemplo, se percibió que la zona industrial de Cabimas está subutilizada y hay muy pocas fábricas. Como se quiere darle un énfasis al sector metalmecánico se pensó en una fábrica de cocinas, a la que se le dará un impulso importante.

En este espacio se prevé una capacidad instalada de 40 mil cocinas al año. En total, agregó el ministro, se instalarán tres fábricas de esa naturaleza y se espera que en el gobierno de calle se puedan localizar los puntos de instalación de las dos restantes en el centro y oriente del país.

Sobre las plantas de plástico, indicó que estos logros se deben ver con ojo crítico y que se les deben aplicarlas tres erres. “Las plantas de plástico públicas deben mejorar su eficiencia de manera de incrementar la producción”, indicó.

La planta de pañales desechables apunta en esa dirección. Según el titular de Industrias, tiene una capacidad para producir 4 millones unidades mensuales y se está en el proceso de calibrar las máquinas y hacer ajustes de las líneas para mejorar su rendimiento.

“Se ordenó al equipo que allí trabaja fortalecer también todo el sistema de comercialización para que esos productos lleguen a la población. En un lapso de cinco semanas va a arrancar la producción al tope”, aseguró.

Las inspecciones que se realizaron al sector plástico de Zulia llevaron a la decisión de fortalecer algunas áreas de la cadena; por ejemplo, adquirir nueva maquinaria, inventarios de repuestos y compra de materia prima con suficiente tiempo para mantener los ritmos de producción.

En función de estas necesidades, sostuvo el ministro, el presidente Maduro autorizó una inyección adicional de 285 millones de bolívares para todo el complejo del plástico del país. “Es una cantidad de recursos importantes que, administrados con eficiencia, van a permitir estabilizar este sector”.

En la revisión de la marcha operativa de las industrias también le tocó supervisar la fábrica de jeringas. Prácticamente se hizo un rediseño completo para adaptarlo a los parámetros técnicos y a las exigencias de la demanda, tanto nacional como para exportar. “Se espera que en el mes de julio comience a producir las primeras inyectadoras”, estimó Menéndez.

El desarrollo de la infraestructura de aparato industrial de Zulia, la localización del espacio para la instalación de la planta de cocinas y la inyección de recursos al sector plástico son los puntos más importantes que se acordaron para esa región.

En las inspecciones a empresas bajo las directrices de la cartera de Industrias se incluyeron también las canteras de caliza en las orillas del Lago de Maracaibo. “El martes se van a realizar las mesas de trabajo con el personal de esas unidades productivas, para acoger sus reclamos y propuestas y darles una pronta solución”, adelantó.

Como parte de la complementación de las cadenas productivas se visitó una fábrica elaboración de bloques ecológicos.

Políticas públicas

Otro temas que se trabajó fue la elaboración del decreto de exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para la adquisición de bienes de capital destinados a la industria nacional. “Esto lo que busca es mejorar el parque industrial del país. Se trata de modernizar las fábricas tanto del sector privado como del público”, aseveró.

Menéndez acotó que el Gobierno Bolivariano tiene una visión incluyente. El Estado ha incrementado su participación en la economía, pero eso no quiere decir que se excluya a los particulares, porque el socialismo bolivariano contempla la participación del sector privado en el aparato productivo.

“Con los que no contamos, ni no nos interesa contar, es con aquellos que desde la política tratan de conspirar contra la economía. Llámense esos los dueños de los monopolios u oligopolios que tratan de crear situaciones de escasez”, aclaró.

El ministro se remitió a los hechos, al mencionar los innumerables convenios para empresas mixtas establecidos con capitales nacional e internacional. “Hace una semana acordamos el convenio con la empresa de motocicletas Yamaha; hace dos semanas con la de automóviles Renault, al que se incorpora también la Nissan”, recordó.

Después de dos décadas en franco descenso, en el año 2003 comenzó a revertirse la tendencia descendente de la tasa inversión en el sistema industrial. “Las política neoliberal de los 90 terminó de liquidar el aparato productivo nacional: Ahí están los números que indican una pérdida de cerca de 3 mil empresas en la década de los 90”, precisó.

El parque industrial venezolano está rezagado por la carencia de inversión. Además, la política de privatizaciones de los 90 llevó al destrozo de lo que quedaba del aparato industrial.

Ahora, en cambio, hay una visión integral. Puso como ejemplo los fondos destinados a créditos, la creación de los conglomerados y la direccionalidad de los préstamos de la banca para el sector de manufactura, concluyó Menéndez.


Por Manuel López

Con información del Correo del Orinoco