HERRAMIENTAS
Video: Globovisión / 13 de mayo de 2013

(Caracas, 13 de mayo. Noticias24) – El exvicepresidente ejecutivo de la Electricidad de Caracas Iñaki Rousse indicó que el error principal del Gobierno que devino en el deterioro progresivo del sistema eléctrico venezolano, es que concibieron el problema como algo coyuntural y no estructural, y la diferencia reside en que, en el primer caso, las causas a atacar son externas.

Opinó que el problema inició en 1997 cuando “no se dieron cuenta” de que el modelo de gestión estaba siendo ineficiente, al igual que el de distribución.

Analizó el plan de los 100 días para solventar las fallas en el sistema venezolano que ha planteado el ministro Jesse Chacón, al respecto dijo que lo fundamental es el pilar humano y tecnológico, por ello para Rousse, el recurso humano debe operar bien y tranquilo, factor que no se logra al aumentar el temor del obrero de cometer un error y que sea valorado como sabotaje.

Sobre la militarización de las plantas, aseguró que no es nuevo, y en algún momento también estuvieron resguardadas.

Como experto en esta materia, Rousse explicó que la demanda real del país es de 18.000 megavatios y la capacidad instalada alcanza para generar 28.000, pero el problema es que existe una falta de planificación en el modelo actual que lleva a la nación a reducir la capacidad de consumo a menos 2.000 megavatios, es decir a 16.000.

Rousse explicó que la demanda real del país es de 18.000 megavatios y la capacidad instalada alcanza para generar 28.000

Detalló que se redujo 1.000 megavatios en la región de Guayana, zona donde se encuentran las empresas básicas del país, de esta forma el consumo se iguala al de hace 25 años; los otros 1.000 megavatios están tratando de reducirlos a través de los racionamientos. “La empresa Corpolelc no ha sido capaz de mantener los niveles de mantenimiento adecuados para que los 28.000 megavatios tenga los índices de disponibilidad adecuados”.

En Venezuela hay suficiente capacidad instalada, lo que hay que hacer es que el modelo de gestión sea capaz de cubrirla”. aseveró.

“En el sector productivo debe haber una política del Estado que induzca al uso de equipos de bajo consumo de energía; y en el sector residencial y comercial debe haber una señal clara de los precios del producto ayudado por una política del subsidio a quienes no tengan capacidad de pagar el verdadero costo de esa energía”, consideró Rousse.

Para Rousse, otro problema del modelo se evidencia en el hecho de que “en Caracas el robo de energía era de 2% y ahora estamos viendo que a nivel nacional el robo de energía es 40%”.

economía » en esta sección

buscador