×
  • La economía creció 0,7 pct en primer trimestre, frente al 5,9 pct de mismo periodo 2012
  • Retrocedió la industria manufacturera, transporte y almacenamiento, y construcción. Algunos analistas señalan que se economías se estanca y se acelera inflación

La economía de Venezuela desaceleró en el primer trimestre de 2013

Foto: Alex Guzmán / AVN / Archivo

(Caracas, 31 de mayo. Noticias24) - La economía venezolana se desaceleró bruscamente en el primer trimestre del 2013 frente al mismo lapso del año pasado, dijo el viernes el Banco Central, lo que augura un año difícil para la nación petrolera que lucha por combatir la inflación y resolver la escasez de bienes esenciales.

El Banco Central de Venezuela (BCV) informó que estimaciones preliminares muestran que la economía creció un 0,7 por ciento en los primeros tres meses del año, un descenso frente al 5,9 por ciento del primer trimestre del 2012, aunque completó 10 trimestres consecutivos de expansión.

La recién nombrada presidenta del BCV, Edmée Betancourt, afirmó que la muerte del presidente Hugo Chávez el 5 de marzo perturbó la economía

El resultado se dio en medio de severas restricciones en la entrega de dólares debido a un estricto control de cambios que limitó la importación de productos y a la desaceleración de un masivo programa de viviendas que fue motor esencial en la economía en el 2012.

“Incidieron la desaceleración en el ritmo de crecimiento de la demanda agregada interna; el menor nivel de importaciones de bienes de consumo intermedio y final, dada la revisión del sistema cambiario en un entorno nacional e internacional complejo”, aseguró el organismo emisor en un comunicado.

Sin embargo, resaltó que el “signo positivo” fue determinado por el crecimiento de 0,9 por ciento tanto del sector petrolero como el no petrolero.

La recién nombrada presidenta del BCV, Edmée Betancourt, afirmó que la muerte del presidente Hugo Chávez el 5 de marzo perturbó a la economía del país miembro de la Opep, por lo que esperaba resultados no muy alentadores.

“La enfermedad de nuestro Comandante Supremo y su lamentable fallecimiento, automáticamente perturba, y nos perturba la economía. Los indicadores no están como nosotros los queríamos”, dijo Betancourt.

El BCV aseguró que el crecimiento en la actividad no petrolera obedece a las alzas que experimentaron las instituciones financieras, comunicaciones, electricidad y agua, servicios comunitarios, productores de servicios al Gobierno y el comercio.

Pero retrocedió la industria manufacturera, transporte y almacenamiento, y construcción.

“Impactó negativamente el menor suministro de insumos básicos (cemento y acero), así como problemas puntuales de orden laboral, principalmente en las obras de carácter residencial ejecutadas a través de la Misión Vivienda (del Gobierno)”, informó el Banco Central.

“Estanflación”

La cifra de expansión es un golpe para el presidente Nicolás Maduro, cuya popularidad depende del gasto social que triplicó su antecesor, el fallecido líder socialista Chávez.

Pero Maduro también enfrenta una severa escasez de bienes de consumo masivo, debido a una menor disponibilidad de dólares en la economía que mermó la producción.

El Banco Central dijo que el resultado de la cuenta corriente se debió a una reducción del 31 por ciento en el saldo del comercio de bienes

Los analistas afirman que el país está a las puertas de un estancamiento de la economía, con una alta inflación, luego de pocos meses de una devaluación de la moneda local.

“Se corrobora la estanflación. Se estanca la economía y se acelera la inflación. Esto con precios del petróleo a 104 dólares en el primer trimestre”, escribió el viernes el economista José Guerra en su cuenta en la red social Twitter (@JoseAGuerra).

En el 2012, Venezuela creció un 5,6 por ciento apoyada por los altos precios petroleros, pero su economía comenzó a desacelerarse en el último trimestre de ese año.

“Muy probablemente el PIB anualizado entrará en terreno negativo en el tercer o cuarto trimestre del año, con una contracción de un punto o tres”, dijo a Reuters el consultor de la firma Econométrica Angel García Banchs, un fuerte crítico del Gobierno.

El Ejecutivo prevé un crecimiento cercano a 6 por ciento y un alza de los precios al consumidor de 15 por ciento para el final del año, aunque los resultados de abril muestran una inflación acumulada del 12,5 por ciento, lo que podría dejar atrás la proyección oficial.

El BCV también informó que la balanza de pagos del primer trimestre mostró un superávit de 1.747 millones de dólares en la cuenta corriente y un déficit de 3.391 millones de dólares en la cuenta de capital y financiera.

Las reservas internacionales se ubicaron en 26.572 millones de dólares.

El Banco Central dijo que el resultado de la cuenta corriente se debió a una reducción del 31 por ciento en el saldo del comercio de bienes.

“El aludido descenso de las ventas externas totales, al pasar de 25.736 millones de dólares a 22.200 millones de dólares, estuvo marcado por la caída de las exportaciones petroleras”, reseñó.

Incidieron tanto del precio promedio de la cesta venezolana con una caída del 7,2 por ciento como de los volúmenes comercializados con un retroceso de 5,6 por ciento, agregó el BCV.

La producción petrolera cayó el 2012 a su menor nivel desde el 2007 y en el primer trimestre de este año hubo problemas con la producción de la segunda mayor región productora, el norte de Monagas, al este del país, la que se estabilizó en abril.

Actividades económicas

El signo positivo de la actividad económica durante los primeros tres meses del año, estuvo determinado por el crecimiento de 0,9% registrado tanto en el valor agregado no petrolero como en el sector petrolero, respecto a igual período del año anterior.

Actividades no petroleras

El crecimiento observado en la actividad no petrolera obedece a los aumentos del VAB que experimentaron las instituciones financieras (+31,0%); comunicaciones (+6,0%); electricidad y agua (+4,3%); servicios comunitarios, sociales y personales (+4,2%); los productores de servicios del Gobierno general (+3,4%) y el comercio (+3,4%), contrarias a las disminuciones registradas en: la industria manufacturera (-3,6%); transporte y almacenamiento (-2,3%) y construcción (-1,2%).

En el comportamiento de la actividad no petrolera, influyeron la menor disponibilidad de insumos de origen importado y nacional, así como el impacto en la malla productiva causado por la menor ejecución de obras, principalmente de carácter público, las cuales resultaron afectadas por menos horas trabajadas, problemas operativos y financieros.

Industria manufacturera

Se lograron resultados favorables en: cuero y calzado (24,7%); fabricación de papel (23,1%); la industrias de alimentos (2,7%); productos elaborados de metal (1,1%) y metales comunes (0,6%).

Es de destacar que el resultado positivo de la industria de alimentos por segundo trimestre consecutivo fue estimulado por una mayor disponibilidad de materia prima de origen importado, que permitió aumentar la elaboración de productos de panadería en 23,3% y de pastas alimenticias en 11,0%, entre otros.

Por el contrario, el volumen de producción decreció en las siguientes ramas del sector privado: muebles (-0,5%); edición e impresión (-0,9%); prendas de vestir (-1,5%); minerales no metálicos (-3,7%); caucho y productos de plástico (-5,2%); fabricación de sustancias y productos químicos (-12,0%); productos de madera (-13,9%); textiles (-15,4%); fabricación de maquinaria y equipos (-31,7%); maquinaria y aparatos eléctricos (-41,0%) y vehículos (-44,9%).

En la manufactura del sector público se apreció una contracción de 12,1%, determinada por los problemas laborales, operativos y financieros que conllevaron al descenso en las ramas que la conforman, en especial: fabricación de otros minerales no metálicos (-2,5%); sustancias y productos químicos (-3,4%) y metales comunes (-32,4%).

Construcción

En la actividad construcción se registró una caída de 1,2%, asociada a la merma de 2,9% en las obras demandadas por el sector público, en las que impactó negativamente el menor suministro de insumos básicos (cemento y acero), así como problemas puntuales de orden laboral, principalmente en las obras de carácter residencial ejecutadas a través de la Misión Vivienda. Por su parte, el volumen de construcción petrolera creció por décimo sexto trimestre consecutivo de forma significativa, en esta oportunidad en el orden de 15,5% debido en gran parte al mantenimiento mayor de los pozos petroleros y de las estaciones de refinación.

La construcción demandada por el sector privado, por su lado, registró una importante aceleración de +6,7%, impulsado por la ejecución de obras no residenciales, tales como centros comerciales, complejos industriales y oficinas.

Comunicaciones

Esta actividad creció de manera importante por trigésimo séptimo (37) trimestre consecutivo (6,0% en el trimestre reseñado), en concordancia con el incremento de la demanda de productos y servicios y con las inversiones realizadas en materia de desarrollo y mantenimiento de infraestructura y de soporte tecnológico y operativo. Continuó la expansión regional y la inclusión de sectores en los diversos servicios. Bajo el enfoque institucional, el componente público creció en 5,9%, mientras que el privado lo hizo en 6,2%.

Productores de servicios del Gobierno general

El aumento en los servicios del Gobierno general de 3,4%, es atribuible, esencialmente, a una mayor prestación de los servicios de administración pública y defensa (5,3%), salud (5,4%) y enseñanza (0,9%), lo que armoniza con las mayores erogaciones salariales, el incremento de la ocupación y el crecimiento experimentado en la matrícula de educación. Con este desempeño, se alcanzan más de diez años de crecimiento ininterrumpido en estos servicios, soportados en la política de transformación social orientados a promover la inversión requerida para atender a la población de menores recursos.

Oferta y demanda global

El mencionado crecimiento del PIB, aunado al incremento de 1,1% experimentado en las importaciones, generó un aumento de 0,7% en la oferta agregada de la economía.

Bajo el enfoque de la demanda global, la demanda agregada interna aumentó en 1,8%, asociado a los crecimientos en la inversión bruta fija (+9,6%), el gasto de consumo final del Gobierno General (+4,1%) y en el gasto de consumo final privado (+3,2%).

El Banco Central de Venezuela, en actuación coordinada con el Ejecutivo Nacional, mantiene su compromiso de continuar adoptando las políticas económicas que permitan garantizar el desarrollo armónico de la economía nacional, profundizar la inclusión social y disminuir progresivamente las presiones inflacionarias, con miras a aumentar el bienestar de la población venezolana.

Con información de Reuters y prensa BCV