HERRAMIENTAS
Foto: Noticias24/ Archivo

(Londres, 7 de junio. Reuters) – Colombia expresó su preocupación por las condiciones que está sufriendo de Venezuela para importar algunos productos de consumo importantes por falta de una moneda fuerte, así lo expresó Mauricio Cárdenas, ministro de Finanzas del mencionado país.

Largas colas en las tiendas se ha vuelto algo común en Venezuela ante la escasez de artículos básicos que van desde papel higiénico hasta harina de trigo. El crecimiento se ha desacelerado profundamente al tiempo que la inflación se ha disparado.

“En Colombia tenemos la capacidad de proveer a Venezuela con los productos de necesidad básica”, dijo Cárdenas. “Estamos más que contentos de acordar mecanismos comerciales específicos, mecanismos de pago, para poder aumentar nuestras exportaciones”.

Ya se realizaron varias reuniones con ministros venezolanos para discutir el asunto, informó Cárdenas.

Yo sugerí algunas opciones, alimentos a cambio de un programa de petróleo, alimentos por un programa de reservas de petróleo”, comentó. “Estoy listo para hacerlo en cualquier momento”.

Mercados colombianos necesitan más información sobre política de Reserva Federal de estados Unidos

Una reciente corriente vendedora en los mercados emergentes ha sido exagerada, lo que demuestra que los mercados necesitan más información por adelantado sobre cualquier cambio en la política de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo el viernes el ministro de Hacienda de Colombia.

Los mercados emergentes, incluyendo a Colombia, sufrieron fuertes ventas ante las expectativas de que el banco central estadounidense podría comenzar a desarmar los enormes estímulos que estuvo aplicando en Estados Unidos y los mercados mundiales.

Los rendimientos de los bonos se han disparado, al tiempo que las monedas han caído a mínimos de varios meses e incluso años contra el dólar.

“Los mercados están anticipando lo que sucederá cuando la Fed cambie su curso”

“Creo que los mercados están reaccionando de forma exagerada y siempre que hay una reacción exagerada eso no es bueno en general”, dijo Mauricio Cárdenas a Reuters en el marco de una conferencia del Financial Times sobre inversiones en Colombia. “Y eso demuestra que existe la necesidad de mayor información para que los mercados tengan más estabilidad”.

“Los mercados están anticipando lo que sucederá cuando la Fed cambie su curso. Creemos que hay una necesidad de mucha información para que nosotros podamos anticipar también, para que nuestros mercados no exageren las reacciones”, agregó.

La economía colombiana, que depende de las exportaciones de materias primas, ha sentido el impacto de la desaceleración global: su crecimiento fue de un 4 por ciento en el 2012 desde un 6 por ciento en el 2011.

El vice ministro de Finanzas, Andrés Restrepo, dijo el jueves que el Gobierno reduciría su pronóstico de crecimiento para el 2013 a entre un 4,4 y 4,5 por ciento, desde el actual 4,8 por ciento. Sin embargo, Cárdenas dijo que hasta el momento no había revisiones oficiales.

“Vamos a recortarlo un poco, dado lo que hemos visto en los primeros meses”, sostuvo.

Cárdenas, quien también es miembro del directorio del banco central de su país, dijo que estaba contento con la tasa cambiaria actual del peso colombiano después de que se depreció alrededor de un 9 por ciento frente al dólar este año.

Andrés Restrepo, dijo el jueves que el Gobierno reduciría su pronóstico de crecimiento para el 2013

“Estamos contentos con el ritmo actual, ahora está muy cerca del equilibrio”, señaló.

El banco central ha comprado millones de dólares diariamente en el mercado al contado e intervino verbalmente para intentar aplacar la apreciación del peso, que ya el año pasado era una de las divisas más fuertes del mundo.

Bajo un programa que fue extendido a fines de mayo, el banco apunta a comprar al menos 2.500 millones de dólares durante los próximos cuatro meses, aunque César Vallejo, uno de los miembros de su junta directiva, dijo el jueves que las compras podrían reducirse o terminar antes de tiempo.

Pero Cárdenas indicó el viernes que las compras de dólares podrían continuar: “El actual programa se ha establecido hasta el 30 de septiembre y, si no ocurre nada inusual, vamos a mantenerlo”.

El peso colombiano cerró a 1.904,5 dólares el jueves, cómodamente dentro del rango de 1.900-1.950 considerado deseable por el Gobierno.

economía » en esta sección

buscador