HERRAMIENTAS
Foto: EFE

(Nueva York / Londres, 14 de junio – Reuters).- Los precios del oro cerraron al alza el viernes y registraron un avance semanal gracias a la resistente demanda de monedas y barras del metal precioso y a un retroceso en el mercado de acciones de Estados Unidos.

Operadores dijeron que las crecientes tensiones geopolíticas en Oriente Medio también impulsaron el atractivo del metal como refugio seguro.

Diplomáticos occidentales dijeron que Estados Unidos analiza la posibilidad de establecer una zona de exclusión aérea en Siria, en lo que sería su primera intervención directa en la guerra civil, después de que la Casa Blanca dijera que Damasco cruzó una “línea roja” al usar gas nervioso.

El oro escaló casi un 0,3% en la semana. El metal ha registrado avances en tres de las últimas cuatro semanas tras una histórica ola vendedora de dos días a mediados de abril.

El oro al contado subió un 0,2% hasta 1.388,16 dólares la onza.

Los futuros de oro para entrega en agosto en Estados Unidos treparon 9,80 dólares, a 1.387,60 dólares.

Datos divulgados el viernes mostraron que la confianza del consumidor estadounidense bajó en junio desde su máximo nivel en seis años, mientras que la producción manufacturera se aceleró apenas levemente el mes pasado, lo que sugiere que la economía permaneció en un ritmo de crecimiento moderado.

Otros datos divulgados el viernes mostraron que los precios al productor subieron más a lo esperado en mayo debido a un repunte en los costos de la gasolina y de los alimentos.

Los mercados estarán atentos a la reunión de política monetaria que sostendrá la Reserva Federal de Estados Unidos el 18 y 19 de junio.

La mayoría de los economistas calcula que la Fed reducirá el tamaño de sus compras de bonos hacia finales de este año, y varios prevén una desaceleración de las compras a partir de septiembre, según un sondeo de Reuters.

Las preocupaciones sobre un posible retiro de las medidas de estímulo de la Fed arrastraron al índice S&P 500 a una baja de casi un 1% esta semana.

La plata subió un 1,2%, a 22,07 dólares la onza.

El platino cayó un 0,6%, a 1.442,24 dólares la onza.

El paladio avanzó un 0,1%, a 730,25 dólares la onza.