HERRAMIENTAS
Foto: AP Images/Archivo

(Caracas, 18 de junio-Noticias24).- En busca de atacar las presiones del mercado cambiario que han paralizado la economía, la Asamblea Nacional (AN) “incluirá en su agenda la reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios” dijo el diputado Elvis Amoroso. Aunque todavía no es oficial, especialistas consideran que la iniciativa refleja el fracaso del control de cambio.

Video: Emen El Mundo E y N, 12 de junio de 2013

La semana pasada el Presidente de la Comisión de Política Interior de la AN consideró, en entrevista a un medio privado, que el Estado debe revisar el control cambiario.

“Tenemos que generar mayor confianza en los inversionistas nacionales y extranjeros, y reactivar definitivamente el aparato económico que tiene mucho que ver con la entrega de divisas”, expresó Amoroso.

El legislador afirmó que “se hace necesario buscar un método distinto al otorgamiento de dólares que sea más asequible a la mayoría de los venezolanos, especialmente al sector productivo, sin esas mafias que se crean alrededor de las instituciones que los otorgan”.

Amoroso agregó que la modificación procuraría la entrada del billete verde e impulsaría la “repatriación de capitales”, tomando en cuenta que cerca de 250.000 millones de dólares pertenecientes a venezolanos han salido del país, y que el regreso de ese dinero “está trancado” por las penalizaciones vigentes.

“Si reformamos la Ley y le damos un incentivo, por ejemplo un bono de confianza a una persona que haga una inversión en el país o a otra que quiera traer un millón de dólares (…) ésta tendría la garantía de que si quiere repatriarlo o sacarlo nuevamente lo podrá hacer”

Las declaraciones del parlamentario han generado reacciones en los diferentes agentes económicos. Aunque todavía no es oficial la reforma del instrumento legal en el seno del Palacio Federal Legislativo, según declaró a Noticias24 el diputado William Ojeda, expertos aseguran que todo apunta al inicio de “una flexibilización y a la instauración de otro mercado de divisas legal, parecido al permuta que existió hasta 2010″ y que permitía el retorno de capitales a una tasa superior al tipo de cambio oficial.

“La iniciativa de la reforma nos dice que el control de cambio fracasó”

Para el economista José Acosta “la iniciativa de la reforma nos dice que el control de cambio fracasó”. Legalizar las operaciones de compra y venta del billete verde en el mercado no oficial de divisas “tiene más sentido que crear un tipo de cambio dual en Cadivi”, aseguró.

El especialista en Banca y Finanzas destacó que el sistema cambiario nacional requiere con urgencia de “una válvula de escape que evite mayor deterioro del crecimiento económico y de la inflación. A su juicio el Gobierno podría aliviar las presiones cambiarias flexibilizando el control de cambio, que “suma más de una década en vigencia”.

“Darle un piso legal a otro mercado facilita a las empresas la importación”, dijo García.

“Sería una válvula de escape totalmente necesaria ante la situación cambiaria que hoy tenemos, le urge a la economía y a los diferentes agentes tanto a empresas como a consumidores”, coincidió el analista e instructor de finanzas Henkel García, quien agregó que al “darle un piso legal a otro mercado se facilita a las empresas la importación de mercancías a una tasa superior a la oficial.

Acosta se refirió a los términos en que pudiera replantearse la modificación de la Ley de Ilícitos Cambiarios de 2008. “No tendría sentido si se quedara sólo en lo superficial, como por ejemplo despenalizar la publicación del ahora dólar innombrable. Hace falta una reforma de fondo que permita a las empresas y personas naturales obtener dólares a través de ese mercado, hasta ahora ilegal y satanizado por el Gobierno”.

“El Estado se quitaría un poco la carga de ser el principal oferente”

Al legalizar el mercado no oficial de divisas “es natural que en un principio se incremente la demanda, pero luego la tendencia apuntaría a la estabilización”, añadió José Acosta.

El economista indica que además de las empresas y personas naturales, el Estado también se beneficiaría con la modificación, pues se “quitaría un poco la carga de ser el principal oferente de divisas en el país, todo esto si se permite que las empresas accedan como proveedor de dólares en esta plaza”.

Por su parte, el director de Econométrica Henkel García calificó la posible reforma como una etapa de transición. “Tendríamos tres tipos de cambio, Cadivi (oficial), Sicad y este otro mercado que surgiría con la modificación del instrumento”.

Sin embargo, considera que Venezuela debe dirigirse a un solo tipo de cambio “que refleje la realidad económica, con un dólar que esté por encima de 6,30 y a su vez que sea inferior al tipo de cambio que vemos hoy en el innombrable”.

Aumento de los precios

La posible reforma de la Ley contra los Ilícitos Cambios impactaría en los precios, indicó García. “Si abres esa puerta una buena parte de las importaciones se traerían por la vía legal a través de ese nuevo mercado, que podría parecerse al permuta, eso generaría un aumento en los precios de algunos rubros”, explicó.

“Si el bien o servicio se adquiere a un dólar más caro, resultará más costoso para el consumidor. Pero en todo caso el ciudadano estaría dispuesto a pagarlo por la necesidad que tiene en su vida diaria”.

Henkel García: “El Gobierno debe tomar medidas paralelas para que la economía se enrumbe hacia un modelo más sostenible”

De acuerdo con el Director de Econométrica darle marco legal a otro mercado de divisas derivaría en una mayor eficiencia en la entrega del billete verde. “Ya no serán dólares baratos los que se van a entregar discrecionalmente como se hacía antes, que no se plasmaba la preferencia del consumidor por los productos, al contrario, se importarían las cosas que realmente son necesarias y que requerimos como sociedad”.

Sobre la escasez actual de divisas y rubros básicos, García calificó de “probable que la reforma alivie un poco la situación”, pero asegura que el Gobierno debe tomar medidas paralelas para que la economía venezolana se enrumbe hacia un modelo más sostenible.

Explicó que en el modelo económico actual las importaciones juegan un papel fundamental. “El año pasado la inversión en importaciones de bienes y servicios sumaron 77 mil millones de dólares y este año no tenemos esa cantidad de dinero. Por más que legalices otro mercado de dólares eso no aumentará la oferta de divisas, pero si mejorará el acceso y la eficiencia en su entrega a un precio muy superior al oficial. El problema estructural de no contar con el nivel de divisas similar al del 2012 continuará”.


Por:Aniger Esteves / Departamento de Investigación /Noticias24