indicadores financieros

HERRAMIENTAS
Foto: AVN

(Caracas, 23 de junio, Noticias24).- Este domingo, el diario El Nacional publicó un artículo en el que señalan que tras la desaparición del Sitme como sistema alternativo para la obtención de divisas, el precio de los electrodomésticos se ha disparado hasta tres veces más.

De acuerdo con la publicación, la tendencia al alza, que promete mantenerse hasta que haya una alternativa para acceder a dólares oficiales, responde a las fluctuaciones del mercado, señalaron representes del sector.

A continuación el artículo completo:

La eliminación del Sistema de Transacciones de Títulos en Moneda Extranjera bloqueó el camino hacia la obtención de divisas oficiales para sectores como licores y electrodomésticos, lo que se ha traducido en un fuerte repunte de precios, que en algunos casos triplican los de diciembre pasado.

La tendencia al alza, que promete mantenerse hasta que haya una alternativa para acceder a dólares oficiales, responde a las fluctuaciones del mercado, señalaron representes del sector.

“Una nevera que en diciembre costaba 12.000 bolívares hoy está en 33.000 bolívares”, dijo el empleado de una tienda de electrodomésticos. Los precios de artículos para el hogar han llegado a duplicarse e incluso triplicarse en lo que va de año, agregó.

En febrero, una lavadora pequeña todavía podía conseguirse en 7.000 bolívares. Actualmente no baja de 14.000 bolívares, como se observó en un recorrido por varios establecimientos en Caracas. Dependiendo del tamaño y las características, el precio puede pasar de 30.000 bolívares y si se incluye una secadora, la dupla no cuesta menos de 50.000 bolívares.

El empleado indicó que en el negocio donde trabaja, que está ubicado en Chacao, los inventarios han caído y lo que está en exhibición es lo único que tienen en existencia. “Es la situación de muchas tiendas, se llama piso de venta. Existe una menor cantidad de productos y menos variedad”, explicó Carlos Masiá, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Fabricantes y Distribuidores de Electrodomésticos.

Los vendedores consultados dijeron que los consumidores se han quejado por los precios y que los proveedores han reducido los despachos por el encarecimiento de la divisa no oficial. Aunque no todos los importadores se arriesgan a comprar a dólar paralelo, Masiá añadió que el precio de la divisa es el marcador de los nuevos precios.

Se ha observado una fuerte caída en las importaciones en lo que va de año. Los distribuidores están trabajando con los despachos pendientes del año pasado”, expresó.

La incidencia en los precios generada por la eliminación del Sitme también se ha visto en los licores. El encargado de una licorería contó que recibe listas de precios nuevas de sus proveedores hasta tres veces por semana y que el alza más drástica está en los vinos.

“En diciembre tenía una oferta de un vino chileno en 3 botellas por 140 bolívares. Ahora una cuesta 199 bolívares”, recordó. En algunas presentaciones el precio es 3 veces más alto al que tenían el año pasado.

También los despachos han mermado. “Si pedimos 10 cajas nos traen 2. Igual no se vende mucho, así que se compra menos”. Agregó que sus proveedores le manifiestan que no cuentan con Cadivi por lo que padecen los embates de las fluctuaciones en el mercado paralelo.

Incluso los licores nacionales han registrado un incremento producto del encarecimiento de los insumos, expresaron fuentes del sector. La dificultad para conseguir plástico para las tapas y papel para las botellas ha paralizado los despachos de ciertos productos hasta por dos meses.
“Mensualmente los precios de los licores suben en promedio entre 8% y 10%,  apuntó. El efecto se ha sentido en las ventas, las cuales, afirma, han descendido entre 20% y 30% en lo que va de año. Refirió que el mercado ha registrado mucha migración en el consumo. “Los que antes tomaban whisky ahora se inclinan por un buen vino”, dijo la fuente.

Sin alternativas. Los precios de licores y electrodomésticos se han multiplicado por la ausencia de un mecanismo alternativo para obtener divisas oficiales que atienda sus necesidades. Masiá informó que desde febrero la importación de línea blanca, marrón y artefactos menores es muy poca.

Estos artículos representan 50 códigos arancelarios que la asociación monitorea con frecuencia. El año pasado el sector compró 1,2 millardos de dólares en electrodomésticos e insumos para ensamblaje, según datos del sector. De este monto, sólo 20% se obtuvo vía Cadivi. De las 24 empresas afiliadas, 3 no recibieron dólares en 2012. En el caso de las 45 compañías no agremiadas, 21 no consiguieron divisas del organismo.

El Sitme y el mercado paralelo suplían 80% de sus requerimientos. “Muchas empresas recibían por debajo de lo que pedían. Incluso empezaron a solicitar divisas a través de sus clientes debido a que el sistema de bonos no exigía mayores requisitos”, recordó.

Igual ha ocurrido con la importación de licores: los distribuidores varían sus precios por lo menos una vez a la semana ya que, según fuentes del sector, no obtienen dólares oficiales. 

Peso en el mercado. El Sistema de Transacciones de Títulos en Moneda Extranjera surtía 20% de las divisas que se destinaban a importaciones privadas, de acuerdo con el economista Asdrúbal Oliveros. En declaraciones previas, dijo que el monto representa alrededor de 12% de las compras totales al exterior.

Advirtió que la eliminación del mecanismo, en febrero pasado, afectaría no sólo los precios de los bienes no esenciales, sino también la disponibilidad. Estos son, principalmente, artículos electrónicos, electrodomésticos, parte de los productos vinculados con telecomunicaciones, artes gráficas, informática y algunos servicios.

El Sistema Complementario de Administración de Divisas tampoco ha sido una alternativa. “Adjudicaron dólares a dos empresas de la industria licorera y todavía no les han liquidado”, contó una fuente.

Las trabas para obtener los certificados de no producción nacional es el principal obstáculo para acercarse al mercado oficial de divisas para los distribuidores de electrodomésticos. Carlos Masiá, representante del sector, declaró que en lo que va de año no se ha obtenido ni un permiso para la adquisición de productos terminados, sólo para algunos insumos de ensamblaje. “Ha sido muy limitado”, afirmó.

Con información de El Nacional

economía » en esta sección

buscador