HERRAMIENTAS
Foto: Lucy Nicholson / Reuters

(Londres, 28 de junio. Reuters) .- Los futuros del crudo Brent caían hacia los 102,50 dólares por barril el viernes, mientras que el dólar se fortalecía tras un dato del consumidor estadounidense mejor a lo esperado, que podría reforzar el argumento para que la Reserva Federal reduzca sus estímulos monetarios.

Gobernadores de la Fed dijeron previamente que el banco central no tenía prisa para recortar su programa de compras de bonos, pero los inversores han estado interpretando datos positivos como señales de que la política de la Fed podría cambiar más temprano que tarde.

Sin embargo, el referencial del Mar del Norte aún se encaminaba a anotar su tercera pérdida trimestral, en la racha bajista más larga desde 1997/1998, debido a persistentes preocupaciones sobre el estado de la economía global y su impacto sobre la demanda de petróleo.

Los futuros del crudo Brent caían 0,15 dólares, a 102,69 dólares por barril a las 1415 GMT, después de alcanzar más temprano un máximo nivel de sesión de 103,44 dólares por barril.

Los futuros del petróleo en Estados Unidos perdían 0,11 dólares, a 96,95 dólares por barril.

Comentarios de gobernadores de la Fed formulados el viernes parecieron calmar las preocupaciones de los inversores, de que el cambio de política descarrile el crecimiento y reduzca la demanda de crudo en el mayor consumidor mundial de petróleo.

La prima del Brent sobre el futuro del petróleo estadounidense era de 5,74 dólares por barril tras reducirse más temprano a 5,50 dólares por barril, su menor diferencial desde enero del 2011.

Un indicador muy seguido sobre confianza del consumidor fue mayor a lo esperado, lo que impulsó al dólar y presionó los precios del petróleo

El fin de semana, los inversores estarán pendientes a las protestas en Egipto. El Cairo enfrenta manifestaciones en las calles después de que el presidente Mohamed Mursi no logró satisfacer en un discurso televisado las necesidades de sus opositores, que lo quieren fuera del cargo.

El precio del crudo Brent era respaldado por la agitación en Libia y otras regiones productoras de petróleo, así como también por la escasez en el Mar del Norte.