×

Wall Street cerró con un mínimo descenso del 0,03% en el Dow Jones

Foto: Reuters

(Nueva York, 19 de julio. EFE).- Wall Street cerró hoy con un mínimo descenso del 0,03% en el Dow Jones de Industriales presionado por los decepcionantes resultados de Microsoft y Google, mientras que el selectivo S&P 500 logró anotarse otro récord histórico.

El Dow Jones, el índice de referencia del parqué neoyorquino, restó 4,8 puntos hasta colocarse en las 15.543,74 unidades, al tiempo que el índice compuesto del mercado Nasdaq perdió el 0,66% (-23,67 puntos) hasta 3.587,61 unidades.

Por lo contrario, el S&P 500 logró deshacerse de sus pérdidas y cerrar con un ascenso del 0,16% (2,72 puntos) hasta alcanzar las 1.692,09 unidades, por segunda jornada consecutiva una marca récord.

Los inversores se habían decantado por la recogida de beneficios durante gran parte de la jornada después de los máximos históricos alcanzados la víspera, pero en la recta final de la sesión parecieron cambiar de opinión y finalmente Wall Street cerró mixto.

En todo caso, el Dow Jones no se salvó de las pérdidas arrastrado por el desplome del 11,4 % que sufrió Microsoft pese a haber anunciado el jueves que ganó 4.965 millones de dólares en el trimestre de abril a junio, frente a la pérdida de 492 millones del mismo periodo del año anterior.

Google -que no pertenece a ese índice- perdió el 1,55% después de anunciar que obtuvo un beneficio neto de 3.228 millones de dólares entre abril y junio, un 15,9% más interanual pero por debajo de las expectativas.

En el Dow Jones también destacaron también los descensos de las tecnológicas HP (-4,52%) e IBM (-2,25%).

Pero las pérdidas de ese índice se vieron moderadas por la ganancia del 4,61% que se apuntó el conglomerado General Electric tras anunciar que en la primera mitad del año obtuvo un beneficio neto de 6.660 millones de dólares, el 8% más interanual.

En otros mercados, el petróleo de Texas subió a 108,05 dólares por barril, de nuevo su mayor nivel desde marzo de 2012, al tiempo que el oro ascendió a 1.292,9 dólares la onza.

Mientras, el dólar bajaba frente al euro (que se cambiaba por 1,3143 dólares), y la rentabilidad de la deuda estadounidense a 10 años retrocedía al 2,48%.