×

Wall Street cerró con un ínfimo ascenso del 0,01% en el Dow Jones

Foto: Reuters

(Nueva York, 22 de julio. EFE).- Wall Street cerró hoy con un ínfimo ascenso del 0,01% en el Dow Jones de Industriales debido a los resultados peores de lo previsto de McDonald’s, pero el selectivo S&P 500 logró anotarse un nuevo récord histórico.

El Dow Jones, el índice de referencia del parqué neoyorquino, sumó 1,81 puntos hasta colocarse en las 15.545,55 unidades, al tiempo que el índice compuesto del mercado Nasdaq ganó el 0,36% (12,78 puntos), hasta las 3.600,39 unidades.

El S&P 500 logró por su parte mantener sus ganancias hasta el cierre y terminar con un ascenso del 0,2% (3,44 puntos) para alcanzar las 1.695,53 unidades, por tercera jornada consecutiva una marca desconocida en toda su historia.

La jornada se vio presionada por unos datos peores de lo previsto sobre las ventas de casas usadas en EE.UU. y las cuentas del gigante de la comida rápida McDonald’s, que ganó 2.666 millones de dólares en la primera mitad del año, un leve 3% más, debido a la debilidad de las ventas en Europa y Asia.

La multinacional lideró el lado negativo del Dow Jones con un descenso del 2,68%, seguida por la tecnológica Intel y el grupo de entretenimiento Walt Disney (-1,17% en ambos casos).

El lado positivo de la tabla, donde quedaron algo más de la mitad de los componentes del Dow Jones, lo encabezaron las tecnológicas Microsoft (1,94%) y Hewlett-Packard (1,47%), Bank of America (1,15%) y la aseguradora United Health (1,02%).

Tras el cierre de la sesión publicaban sus resultados el fabricante de componentes electrónicos Texas Instruments (0,43%) y el videoclub online Netflix (-0,99%).

Esta última se desplomaba más del 6% en las operaciones electrónicas posteriores al cierre a pesar de haber superado los pronósticos de beneficio, puesto que no cumplió las expectativas con su número de suscriptores y decepcionó con las previsiones para el próximo trimestre.

En otros mercados, el petróleo de Texas bajó hasta los 106,91 dólares por barril, el oro ascendió a 1.336 dólares la onza, el dólar bajaba frente al euro (que se cambiaba por 1,3186 dólares), y la rentabilidad de la deuda estadounidense a 10 años retrocedía al 2,484%.