HERRAMIENTAS
Foto: Referencial/ AVN / Jack Bocaranda

(Caracas, 06 de agosto. Noticias24).- Tal Cual en su edición de este martes, publicó un artículo donde se desglosan los pros y contras de la Ley de Compra y Venta de Vehículos según la diputada de la MUD, Vestalia Sampedro, quién expresó que algunas variables de la ecuación de cálculo para “uniformar la comercialización de los vehículos” son “subjetivas” haciendo ésta fórmula matemática “inoperante”.

“Según la parlamentaria la aplicación de la ley “será tan dificultosa que incrementará el mercado negro, como ocurrió con todos los bienes que han sido regulados, pues no permiten el desarrollo de la economía y la oferta que en estos últimos años ha bajado por fallas en la entrega de divisas por parte del Gobierno, disminuyendo la oferta e incrementado el precio de los vehículos”, se extrae de la publicación.

Puede leer la nota completa a continuación:

Es un hecho que pronto entra en vigencia la ley que regula la compra y venta de vehículos, nuevos y usados, pero los venezolanos se preguntan si los propietarios de autos estarán dispuestos a tasar el precio de sus bienes, a través de una fórmula matemática que estará disponible en la página web del Ministerio de Comercio, luego de 30 días de su promulgación en Gaceta Oficial.

La diputada Vestalia Sampedro (MUD) explica que esta ley, que pretende uniformar la comercialización de vehículos nuevos y usados hasta 10 años, depende de una fórmula que tomará en cuenta variables como precio original del vehículo establecido por la ensambladora en su año modelo, dividido entre el valor de las unidades tributarias (UT) del año de compra, multiplicado por el valor de la unidad tributaria (UT) vigente al momento de la venta. Eso se multiplica por 1 y se le restará la depreciación.

Otras variables a considerar son las formas para definir el nivel de depreciación del carro, en la cual influyen tres factores: el factor de antigüedad (Fa), que es igual al tiempo transcurrido en años del modelo del vehículo dividido entre la vida útil estimada en años de vehículo. El factor del kilometraje (Fkm), que es igual al recorrido en kilómetros del auto, dividido entre la vida útil estimada en kilómetros.

Pero uno de los factores más confusos es el que determina la condición del vehículo (Fc); este es subjetivo porque el vendedor lo definirá entre: Muy bueno (0,20), Bueno (0,35), Regular (0,55) y Malo (0,90). De esta manera, la depreciación será el resultado de la siguiente ecuación: (0,3 x Fa +0,5 x Fkm + 0,2 x Fc). Sampedro sostiene que aunque la mayoría de las variables se pueden determinar de manera matemática, “la depreciación es algo subjetivo, lo cual arruina todo lo demás, la hace inoperante”.

Según la parlamentaria la aplicación de la ley “será tan dificultosa que incrementará el mercado negro, como ocurrió con todos los bienes que han sido regulados, pues no permiten el desarrollo de la economía y la oferta que en estos últimos años ha bajado por fallas en la entrega de divisas por parte del Gobierno, disminuyendo la oferta e incrementado el precio de los vehículos”.

Por otra parte, en el caso de los repuestos Sampedro explica que la ley estipula que por 10 años los concesionarios deben garantizarlos a los autos que hayan vendido. De no tenerlos a disposición de los usuarios deberán pagar una multa cercana a 1.240.000 bolívares sea cual sea el repuesto.

Para cumplir con la provisión de repuestos dependen de los dólares oficiales.

La diputada afirma que esta ley “no funciona porque lo que está mal son las políticas públicas del Estado. Ellos están abriendo caminos para la importación de 30 mil vehículos desde China e Irán. Sin embargo, a través de la página web Venezuela Productiva se solicitaron más de 200 mil vehículos, y la demanda se acerca a los 400 mil carros anuales. Este déficit de 370 mil vehículos “crea una desesperanza y una desesperación en los solicitantes, que tendrán que recurrir a un mercado paralelo con precios exorbitantes”.

Lo bueno

Para la bancada opositora del Parlamento lo único que puede ayudar al mercado es que se establezcan conversaciones con los sectores privados “para que ensamblen un carro con un precio accesible. Nosotros planteábamos que el desarrollo del texto no fuera un elemento regulatorio sino una medida transitoria mientras se estabiliza el mercado”.

El único artículo favorable de esta norma, estima la parlamentaria, es el relacionado con los sindicatos del sector automotriz, los cuales establecieron en su contrato colectivo que una parte de la producción sea destinada a los trabajadores. “Pero algunos de ellos venden esos vehículos a precios exorbitantes. En la ley se contemplan algunas medidas que van a evitar que eso continúe porque el trabajador va a tener que presentar su declaración de impuesto sobre la renta y tendrá que demostrar cómo obtuvo los ingresos para adquirir ese vehículo”.

Intentamos contactar al diputado Elvis Amoroso, pero no nos fue posible, al parecer se encuentra en el exterior.

Por Félix José Saturno / Tal Cual