×

Señalan que la inflación de este año podría duplicar la de 2012

Foto: Noticias24 / Archivo

(Caracas, 08 de agosto. Noticias24) – “El Gobierno trató de reprimir el reconocimiento de la inflación pero no pudo seguirlo disimulando durante el mes pasado y se observó un alza muy significativa en los precios”, así lo indicó en un artículo publicado por el diario Tal Cual el economista Ronald Balza.

Balza asegura que “en los últimos años hemos tenido unos controles de precios muy severos y tenemos la inflación más elevada de América Latina. El problema radica en el modo “errado” como el Gobierno ha hecho el gasto, lo que ha conllevado a una dependencia de las importaciones, dependencia permanente de los precios del petróleo y un proceso de empobrecimiento que afecta principalmente a los más pobres“.

Lea a continuación el artículo completo:

El Gobierno celebra la desaceleración de la inflación que en el mes de julio reflejó una variación intermensual 3,2%, claramente menor a la del mes previo que se ubicó en (4,7%). Sin embargo el resultado es poco alentador pues lo que sucede es que aunque los precios aumentaron más lento con respecto al mes anterior, la inflación no se detiene.

En consecuencia, se observa que en los primeros 7 meses del año 2013 el Índice Nacional de Precios al Consumidor acumuló un incremento relativo de 29,0%, por encima del 8,6% obtenido para el mismo período del año anterior. Por su parte, la variación anualizada correspondiente a julio de 2013 se situó en 42,6%.

En los primeros meses los economistas pronosticaban un 40% de inflación. En estos momentos calculan al 50%

Según el economista Ronald Balza este 29,0% de inflación en lo que va de año estuvo asociado con las revisiones de los controles de precios, que no se habían revisado durante el 2012, aunado a la devaluación de febrero. “El Gobierno trató de reprimir el reconocimiento de esa inflación pero no pudo seguirlo disimulando durante el mes pasado y se observó un alza muy significativa en los precios”.

Para Balza el Gobierno siempre vincula la inflación con especulación “y piensa que es a través de los controles de precios y la fiscalización que se va a corregir este problema”.

“En los últimos años hemos tenido unos controles de precios muy severos y tenemos la inflación más elevada de América Latina. El problema radica en el modo “errado” como el Gobierno ha hecho el gasto lo que ha conllevado a una dependencia de las importaciones, tipos de cambios que reciben presiones muy fuertes, dependencia permanente de los precios del petróleo y un proceso de empobrecimiento que afecta principalmente a los más pobres”.

La inflación aumenta más en alimentos que en otros renglones de la cesta del consumidor. En julio se observa que, aunque se mostró una desaceleración en la inflación, el alza anualizada en los alimentos fue de 60,8%. Según el experto, el Gobierno no ha podido controlar la inflación porque los planes implementados como las regulaciones de precios “son inútiles. mientras la presión en los precios se mantiene permanentemente”.

La meta de inflación que estableció el Gobierno para 2013 es de entre 14% y 16%

Afirma que aunque el Gobierno aumenta la cantidad de bolívares en circulación “lo hace con una oferta de bienes que no aumenta al mismo ritmo“.

En relación a la inflación anualizada, que se ubica en 42,6%. “no es para nada sorprendente porque el año pasado se aumentó el gasto, afincando los controles, entregando divisas para importaciones; es decir se hizo en un contexto insostenible a pesar de los elevados precios del petróleo lo cual había que pagar al año siguiente”.

En los primeros meses los economistas pronosticaban un 40% de inflación.

En estos momentos calculan al 50%. Balza estima que no va estar por debajo de 40%, pero sí pudiera estar cercano al 45%, a diferencia del año pasado cuando la inflación cerró en 20,1%. La meta de inflación que estableció el gobierno para 2013 es de entre 14% y 16%.

Para José Guerra la tendencia se va a mantener en la misma medida en que el gobierno prosiga con el financiamiento del déficit fiscal mediante la impresión de dinero y se acentúen las restricciones en la entrega de divisas, en vista de la carencia de reservas líquidas en poder del BCV.

Por su parte, el economista Francisco Faraco considera que la escasez es resultado de la capacidad de importación. El desabastecimiento “es reflejo de cómo funciona un país cuando la producción nacional es remplazada por la importación que requiere divisas, que en estos momentos son insuficientes lo cual produce la escasez”.

Félix Saturno / Tal Caul