×

El malestar que genera la escasez tendrá un impacto en el resultado de los comicios electorales

Foto: Vanessa Navas/ Noticias24

(Caracas, 20 de agosto. Noticias24) – El aumento de 25% en los precios de la pasta, harina y el pan, que se anunció el Ejecutivo Nacional, responde a una presión ante la crisis generada por el desabastecimiento, así lo señaló El profesor de la Universidad Centro Occidental (Ucla), Lisandro Alvarado.

Además de eso el profesor explicó que el malestar y frustración que genera la escasez de alimentos de la cesta básica, puede interferir en el resultado de los comicios electorales del 8-D.

Asimismo, aseguró que las medidas no son efectivas, “aquí lo sensato es hacer un cambio diametralmente opuesto en la política económica actual para que efectivamente tenga un efecto beneficioso para la población”.

Si bien tendrá un efecto sobre la inflación, también pudiera aumentar la producción

El diario El Impulso realizó una entrevista sobre este tema económico, a continuación el trabajo especial completo:

El aumento del 25 por ciento en los precios de la pasta, harina y el pan, aprobado el viernes pasado por el Ejecutivo Nacional, responde más a una presión que tiene el Gobierno ante la crisis generada por el desabastecimiento, que a una política económica.

De cara a unas elecciones, el malestar y la frustración que representa la falta de gran parte de los alimentos de la cesta básica en los anaqueles, puede generar un impacto en el resultado de los comicios.

“¿Qué se hace con mantener congelados los precios de los productos si para poder comprarlos es necesario hacer largas o pagarlos a un precio que triplica el regulado? Ese ajuste era necesario porque estamos hablando de precios que no se han incrementado desde hace mucho tiempo y que por ende han determinado la disminución la producción de esos rubros”, explica el economista Pedro Reyes al tiempo que interpreta el anuncio como una medida más electoral que económica.

Si bien tendrá un efecto sobre la inflación, también pudiera aumentar la producción.

“Este anuncio de alguna manera puede favorecer la producción porque se sinceran un poco los precios y el empresario puede acoplarse. Sin embargo las políticas de control de precios tienden a prolongarse en el tiempo, los ajustes se van haciendo cada vez más distantes y cuando se realizan resultan insuficientes, pero está demostrado que no pueden aplicarse de manera brusca porque tendrían un efecto negativo”.

El aumento aún no ha sido publicado en Gaceta Oficial

Para el profesor de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCLA), estas medidas no son efectivas, porque las decisiones que se tienen que tomar son a nivel macro económico y al parecer el Gobierno mantendrá su política de control de precios.

“Aquí lo sensato es hacer un cambio diametralmente opuesto en la política económica actual para que efectivamente tenga un efecto beneficioso para la población. El Gobierno lejos de estimular la producción y la inversión, lo que hace es ahuyentar al inversor. Es necesario crear un clima de confianza en el país para impulsar la producción y la generación de empleos”.
 

Del pan a la harina

Con este aumento, que aún no ha sido publicado en Gaceta Oficial, el precio de la pasta, el cual se mantiene igual desde marzo de 2011, pasará de 4,33 bolívares el kilo a 5,41 bolívares; la harina de maíz, que recibió el último aumento en noviembre de este año, dejará de costar 5,93 bolívares el kilo para ubicarse en 7,41 bolívares, mientras que el pan (canilla y francés) cuyo precio se mantenía congelado desde hace casi dos años, aumentará de 5,52 bolívares a 6,9 bolívares.