×

El oro cayó 1,8% este miércoles

Foto: EFE

(Londres, 4 de septiembre. Reuters) .- El precio del oro caía el miércoles casi un 2 por ciento por una toma de ganancias de inversores, antes de que se conozca un reporte de empleo que dará pistas sobre el futuro del programa de estímulo de la Reserva Federal, y por especulaciones de que el ataque de Estados Unidos a Siria no es inminente.

El oro al contado cayó más temprano hasta un 1,8 por ciento a un piso de sesión de 1.386,20 dólares la onza, y se negociaba a 1.390,06 dólares -un descenso del 1,6 por ciento- a las 1450 GMT.

Los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en diciembre caían 23,40 dólares a 1.388,80 dólares la onza.

El metal precioso subió hasta un 1,4 por ciento el martes después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, obtuvo apoyos clave en el Congreso a su llamado para realizar ataques limitados contra Siria, con el fin de castigar al Gobierno por el presunto uso de armas químicas contra civiles.

Pero el miércoles Rusia dijo que el Congreso estadounidense no tiene derecho a aprobar el uso de la fuerza sin la autorización del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, mientras que John McCain, un senador republicano clave en temas militares, señaló que no apoya un borrador para autorizar el uso de fuerza militar en Siria.

El oro trepó a un máximo de 3 meses y medio a 1.433,31 dólares la onza la semana pasada, cuando un ataque de Estados Unidos a Siria parecía inminente, para luego retroceder cuando Obama decidió pedir la aprobación legislativa y el parlamento británico votó en contra de involucrarse en el posible ataque.

El dólar se mantenía estable en torno a un máximo de seis semanas, mientras los mercados esperan un dato de empleo en Estados Unidos el viernes que podría dar pistas respecto de si la Fed reducirá su estímulo este mes. El banco central realizará su reunión de política monetaria el 17 y el 18 de septiembre.

Una reducción de los estímulos de la Fed afectaría a los precios del oro, que han sido impulsados por la mayor liquidez inyectada al mercado por el banco central estadounidense en los últimos cuatro años.

La caída del oro arrastraba los precios de otros metales preciosos. La plata bajaba un 2,9 por ciento, a 23,48 dólares la onza.

El platino al contado caía a un mínimo desde el 7 de julio de 1.489,30 dólares por onza, mientras que el paladio al contado perdía un 2,5 por ciento y perforaba el piso de 700 dólares, negociándose a 698,40 dólares por onza.