×

Con el “rebusque” muchos redondean sus ingresos: “No me quejo, hay quienes están peor”

(Caracas, 18 de septiembre. Noticias24).- El diario Correo del Caroní publicó un reportaje en el que se aborda la situación que deben enfrentar los venezolanos que se encuentran desempleados para poder llevar el sustento a su casa.

Las iniciativas para sobrevivir a la crisis siempre apuntan hacia el comercio. La venta de comida, de ropa y calzado suele ser la primera opción por la que se inclinan los desempleados, quienes afirman que si bien con este tipo de ocupaciones no obtienen la seguridad social que necesitan, cuando menos tienen la oportunidad de cubrir sus gastos básicos.

Las historias de dos familias fueron reflejadas por el referido diario. Se trata de la historia de Luz Pucutivo que junto a su esposo decidió emprender una venta de comida frente a su vivienda.

Pucutivo narró que luego de quedar desempleados, decidieron preparar bollos de maíz tierno y empanadas, actividad que los ocupa desde las 7:00 am hasta el mediodía.

“Algo tenía que hacer, no conseguía trabajo y optamos por vender comida aquí frente a la casa; nosotros vendemos para comer, porque no nos alcanza para pagar todos los gastos, sólo lo básico y muy poco a veces”, aseguró Pucutivo quien tiene cuatro hijos.

Pero esta familia no es la única que emprendió un negocio frente a su casa. En las noches algunos vecinos venden perros calientes y parrillas.

“Estoy resolviendo como muchas personas actualmente, porque sin trabajo, me pongo a vender para resolver la comida, se trata de vender para poder comer y que mis hijos puedan comer”, expresó Pucutivo.

“Necesitábamos una entradita más”

La historia de Vidalina Font no es distinta. Frente a su casa en San Félix vende empanadas junto a su esposo José Luis Muñoz.

“Uno no puede comerse los pocos ahorros que tiene sin hacer nada, por eso decidimos, entre los dos, dar inicio al negocio, porque de verdad necesitábamos una entradita más”, comenta la madre de dos jóvenes universitarias.

Reconoce que la situación “está difícil, y de verdad con esto hemos podido resolver algunas cosas. No me quejo, hay personas que están peor, gracias a Dios al menos nos pusimos a vender algo”, sostuvo Font.

Con información de Correo del Caroní