×

El Sucre busca liberar la dependencia estructural del dólar, según asesor del BCV

Foto: Reuters

(Caracas, 18 de octubre. AVN) – El Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre), creado de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), es una herramienta financiera que busca que los países se liberen de la dependencia estructural del dólar, resaltó el asesor del Banco Central de Venezuela (BCV) Manuel Cerezal Callizo.

“No es que nos vamos a desacoplar del dólar mañana y vamos a tener el Sucre en la calle”, aclaró, durante una conferencia denominada El Sucre: ¿Hacia una nueva arquitectura financiera regional?, que se llevó a cabo en la Escuela Venezolana de Planificación, ubicada en La Rinconada, en Caracas, refiere una nota de prensa.

El Sucre es un mecanismo que sirve para la canalización de pagos internacionales resultantes de las operaciones de comercio recíproco entre los países miembros del Alba.

Se basa en la utilización de una moneda virtual “Sucre” para el registro de las operaciones exclusivamente entre los bancos centrales, en tanto que la liquidación local (pagos a exportadores y cobros a importadores) se efectúa con las respectivas monedas locales de los países miembros.

El acuerdo marco para la creación del Sucre fue aprobado por unanimidad por los Estados que conforman el grupo regional el 16 de abril de 2009, en la VII Cumbre del Alba, que se realizó en Cumaná, estado Sucre.

Actualmente participan Nicaragua, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba y próximamente lo hará Uruguay.

El asesor del Banco Central de Venezuela recordó que el Sucre comenzó en 2010 con una inversión de 10 millones de sucres (12,5 millones de dólares).

El petróleo no entra en el Sucre porque sería demasiado fácil para nosotros y no aprenderíamos nada porque cuando uno tiene una sobre ventaja se tiene que obligar a quitársela para ver qué queda”, comentó Cerezal Callizo.

Resaltó que el Sucre también plantea que el crecimiento del comercio sea cuantitativo y cualitativo, con el fin de que se intercambie más entre los países del Alba y cambiar así la estructura del comercio.

60% de lo que se comercia en el Sucre son bienes de consumo, por parte de empresas privadas, que representan 96,6%” de la totalidad, apuntó.