×

Cavidea ratifica su disposición de “trabajar con el Gobierno para garantizar la seguridad alimentaria”

(Caracas, 29 de enero – Nota de Prensa)La Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) le adeuda actualmente a diversas empresas privadas que forman parte de la agroindustria venezolana de alimentos ($ 2.431.862.714), según conciliación de cifras recabadas por la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), y dadas a conocer públicamente este día.

Con base en lo difundido por el gremio sectorial, “esta situación constituye actualmente el principal obstáculo para la producción de alimentos en Venezuela, puesto que impide a las empresas pagar sus compromisos con los proveedores internacionales”. Además de que el incumplimiento de pagos, “limita también la posibilidad de utilizar líneas de crédito, por lo que muchos proveedores han comenzado a detener los despachos de materia prima e insumos necesarios para la producción”.

Las empresas afiliadas a Cavidea están produciendo a plena capacidad, en un entorno económico de costos crecientes y dificultades para la adquisición de materias primas e insumos. Asimismo, los precios regulados por Gaceta 0ficial, incluyendo los que fueron congelados por la Superintendencia Nacional de Costos y Precios Justos (Sundecop) desde hace más de dos años, no se han ajustado de acuerdo con la revisión trimestral prevista en la anterior de Ley de Costos y Precios Justos, y eso se ha traducido en que “ha impedido la obtención de una rentabilidad acorde con las necesidades de inversión”.

Sin embargo, Cavidea se ha planteado la superación de estos y otros obstáculos que impiden aumentar la producción. De hecho, eso lo ha convertido en su “principal objetivo de corto plazo”.

El Gobierno Nacional declaró al sector de la producción de alimentos como uno de los motores en su estrategia para el relanzamiento de la economía, y ese anuncio fue recibido con beneplácito a nivel sectorial, debido a su importancia para el bienestar de la población. Pero en la cadena agroalimentaria consideran que para alcanzar ese estatus productivo, se “requiere que las empresas puedan no sólo mantener la producción actual, sino además expandirla”. Y eso “exige realizar nuevas inversiones”.

Además de que el sector agroindustrial sí puede ser ese motor que requiere la economía. Pero sin materias primas, insumos, maquinarias y repuestos no será posible cumplir con esa tarea.

En el caso específico de la deuda por 2.431.862.714 dólares que mantiene Cadivi con la agroindustria, se considera que esa situación “debe solventarse”. Porque “es la única manera de mantener y, en algunos casos, reactivar la relación comercial con los proveedores internacionales”.

En la agroindustria de alimentos, se considera que la situación que atraviesa la producción de alimentos en Venezuela, requiere de “una pronta solución”.
Mientras que Cavidea, por su parte, que históricamente ha expuesto en diversos momentos sobre la necesidad de incrementar la producción nacional de materias primas e insumos, también en esta oportunidad ratifica su disposición a trabajar conjuntamente con el Gobierno y los demás actores de la cadena agroalimentaria, en el objetivo común de garantizar la seguridad alimentaria de todos los venezolanos.