×

Inflación en A.Latina en el 2014 estuvo condicionada por Venezuela y Argentina

( Bogotá, 19 de enero – EFE).- Latinoamérica cerró 2014 con la confirmación de una tendencia inflacionaria al alza superior al 9 %, un promedio condicionado por las altas tasas en Venezuela y Argentina, a la espera de un 2015 pendiente de la evolución del precio de las materias primas y, en especial, del petróleo.

De acuerdo con el balance preliminar de las economías de la región que elabora la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la inflación promedio acumulada en 12 meses a octubre de 2014 fue del 9,4 %, frente al 7,6 % registrado en diciembre de 2013.

“El aumento de la inflación regional obedeció tanto al alza de los precios de los alimentos, como al incremento de la inflación subyacente (…) En términos de promedio regional, el precio de los alimentos aumentó un 11,8 % en 12 meses a octubre de 2014 (frente a un alza del 9,3 % acumulado en 12 meses a diciembre de 2013)”, explicó la Cepal.

Por su parte, “la inflación subyacente (que no toma en cuenta los productos energéticos ni los alimenticios) aumentó un 9,1 % en 12 meses a octubre de 2014, frente a un 7,0 % en 12 meses a diciembre de 2013″, agregó.

De este modo, la Cepal confirma la tendencia al alza de la inflación en este último año, aunque destaca la diferencia entre países y reconoce una importante contribución al promedio regional de los datos procedentes de Argentina y Venezuela, donde los índices de precios al consumidor suman ya dos dígitos.

Según datos a noviembre de 2014 y a la espera de la publicación de la cifra definitiva, en Venezuela la inflación interanual se ubicó en el 63,6 %, según el Banco Central, un resultado que, junto al contrabando y al acaparamiento de productos, el Gobierno de Nicolás Maduro atribuye a una “guerra económica” por parte de empresarios privados y gobiernos no afines, mientras que la oposición lo achaca a una mala gestión económica.

En “Venezuela, el sostenido incremento de los precios al consumidor se debe al aumento de la escasez de productos, así como al impacto de la depreciación del bolívar en los precios internos y al fuerte crecimiento de agregados monetarios”, asume la Cepal en su balance preliminar, tras observar un importante incremento en
relación a 2013 (56,20 %).

En Argentina, la inflación se duplicó respecto al año anterior, al pasar del 10,09 % al 23,90 %, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos, que desde el año pasado usa un nuevo indicador nacional urbano fuertemente criticado por la oposición, según la cual, la inflación se situó en el 38,5 %.

A ambos países les sigue de lejos Uruguay, que en 2014 tuvo una inflación del 8,26 %, un descenso de los precios del 0,26 % con respecto a 2013 (8,52 %) pero que todavía obliga al ente emisor a fijar la inflación como “el centro de las preocupaciones de la política económica” del país, al mantenerse por encima del rango objetivo, y que lo ha llevado a ratificar las políticas monetarias contractivas.

En Brasil, la inflación se ubicó en el 6,41 %, por encima del 5,91 % de 2013, pero dentro de la meta fijada por el Gobierno del 4,5 % con una tolerancia de dos puntos porcentuales, que el segundo mandato de Dilma Rousseff mantendrá en 2015.

Sólo Paraguay, en el marco de los países del Mercado Común del Sur (Mercosur), logró mantener un valor estándar para la región, con una tasa del 4,20 % (3,70 % en 2013), y alzas especiales de precios a finales de año en la carne bovina, principal producto de exportación, entre otros productos y servicios.

También destaca dentro de la región Nicaragua, donde la tasa se ubicó en el 6,43 %, lo que supuso 0,76 puntos porcentuales más que el año anterior (5,67 %), un comportamiento que el banco central atribuyó al aumento de los precios en las divisiones de alimentos y bebidas no alcohólicas, entre otros.

Por contra, El Salvador logró la mejor marca regional, con una tasa del 0,50 %, 0,30 puntos porcentuales menos respecto a 2013, aunque fue República Dominicana el país que logró un mayor ajuste de los precios con una inflación del 1,58 % (3,88 % en 2013), la menor de los últimos treinta años y que el banco central del país caribeño atribuyó a las bajas presiones inflacionarias de origen externo, como la caída del precio del petróleo en los últimos meses.

También la disminución del precio de importación del crudo explicó, según el Instituto Nacional de Estadísticas de Guatemala, la bajada de los precios al consumidor del 4,39 % en 2013 al 2,95 % en 2014; mientras que Panamá adjudicó la inflación del 2,60 %, por debajo del 3,70 % de 2013 y del 3 % previsto, al control de precios que se aplica a 22 productos básicos desde el pasado junio.

En tanto, Costa Rica sufrió la mayor alza de Centroamérica al sobrepasar el 5 % previsto por el banco central y cerrar 2014 con una tasa del 5,13 % (3,68 % en 2013), la más alta desde 2010.

Más elevada fue la inflación en Honduras, donde pese a no superar el lindar del 6 % previsto por el banco central, se ubicó en el 5,82%, lo que supone un alza respecto al 5,18 % del año anterior.

México encabeza la lista de países con la expectativa de crecimiento más grande de la región para 2015, con una tasa de inflación prácticamente estable (4,08 % en 2014 frente al 3,97 % dem 2013) y perspectivas de reducirla hasta el 3 % en 2015.

En el marco del resto de países de la Alianza del Pacífico, Chile registró la inflación más alta, un 4,60 % frente al 3,00 % de 2013, la más pronunciada en el país desde 2008 y por encima de la meta del banco central.

Perú, en cambio, logró la mejor marca del bloque con una tasa del 3,22 %, pese a sufrir un incremento respecto a 2013 (2,86 %), mientras Colombia también cerró el año con una inflación del 3,66 %(1,94 % en 2013).

Ecuador, que tiene la economía dolarizada desde 2000 y el petróleo como principal producto de exportación, cerró 2014 con una inflación del 3,67 %, prácticamente un punto porcentual más que la registrada en 2013.

Finalmente, Bolivia cerró 2014 con una inflación del 5,19 %,según el Instituto Nacional de Estadística, tras un 2013 con una tasa del 6,48 %.

En su análisis regional, la Cepal destacó en el ámbito monetario y cambiario una “clara orientación contracíclica” de los países, “independientemente de su esquema de político”, que en algunos casos llevó a una “reducción de las tasas de referencia con objeto de estimular la demanda agregada interna”.

Para 2015 y pese a la consideración del Banco Mundial de que la caída de los precios del petróleo permitirá rebajar los índices de inflación y la región recuperará parte del crecimiento (hasta el 1,7%), en especial en América Central y México.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional se mostró más cauteloso y advirtió a los países de “la combinación de un dólar más fuerte, tipos de interés globales más elevados y una mayor volatilidad de los flujos de capital”.