×

Último informe de la Opep antes de la próxima reunión revela baja en la producción de crudo

Foto: Reuters / Archivo

(Viena, 13 de noviembre – EFE).- A menos de un mes de su reunión semestral, la Opep informó ayer de una reducción de su producción de crudo del 0,8 por ciento, mantuvo bajas las perspectivas de la demanda mundial para 2016 y advirtió de un fuerte exceso de petróleo almacenado como resultado de una oferta que sobrepasa el aumento del consumo.

Lea

- La Opep prevé estabilización y repunte en los precios del petróleo

No obstante, en su informe mensual de noviembre, publicado hoy, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) no descarta que los precios del crudo recuperen parte del terreno perdido al incentivar ellos mismos una mayor demanda y una menor oferta.

“El reciente declive en los precios del petróleo ha facilitado una demanda adicional” y supone además un desafío para la producción cara -como la de lutita, arenas bituminosas, o en alta mar- que “ya ha mostrado una reducción”, señala el documento.

Según los datos publicados, el número de torres de perforación contabilizadas en todo el planeta bajó hasta las 2.140 en octubre, desde los 3.685 registrados en el cuarto trimestre de 2014, y la Opep cuenta con que esta tendencia seguirá en los próximos meses, con la consecuencia implícita de una futura reducción de la oferta.

El barril de referencia de la Opep se vendió ayer a 41,53 dólares, según informó hoy el secretariado de la organización.

Los expertos de la Opep recuerdan también otros inciertos pero no descartables factores, como un invierno más crudo o más largo de lo esperado o una imprevista mejora de la coyuntura económica, que incrementarían el consumo.

Todo ello “podría ayudar a aliviar el exceso actual (de oferta de crudo) y facilitar una recuperación de los precios del petróleo en los próximos meses“, explican.

Sin esos factores, los expertos mantienen muy moderada su previsión del crecimiento anual de la demanda mundial de oro negro, al cifrarlo en un 1,65 por ciento para este año y del 1,35 por ciento en 2016, cuando totalizaría los 94,11 millones de barriles diarios (mbd).

El informe de hoy es el último antes de la próxima conferencia de la Opep, convocada para el 4 de diciembre en Viena, por lo que en principio sus datos y análisis serán tenidos en cuenta por los ministros de los países miembros a la hora de acordar cuál será el nivel de su oferta conjunta durante el primer semestre de 2016.

En su reunión de hace un año, los doce socios sorprendieron a los mercados al no pactar un recorte de su producción con el fin de apuntalar unos precios que caían en picado debido a un fuerte exceso de suministros, una decisión que exacerbó el desplome hasta mínimos no vistos en más de seis años.

En enero pasado habían caído a poco más de 40 dólares/barril, desde los más de cien dólares de mediados de 2014, y tras recuperarse un poco en los meses siguientes volvieron a tocar mínimos en agosto.

El análisis del informe de hoy parecería indicar que esa política implica esperar que los citados efectos de los bajos precios reequilibren la relación entre la oferta y la demanda.

El barril de referencia de la Opep se vendió ayer a 41,53 dólares, según informó hoy el secretariado de la organización.

Dado que gran parte del aumento de la oferta mundial de crudo provenía de competidores del grupo, y en especial del petróleo de esquisto o lutita de Estados Unidos, Arabia Saudí impusó la estrategia de dar prioridad a la defensa de la participación en el mercado a costa de los bajos precios.

El análisis del informe de hoy parecería indicar que esa política implica esperar que los citados efectos de los bajos precios reequilibren la relación entre la oferta y la demanda.

Desde entonces, lejos de reducir el bombeo para fortalecer las cotizaciones como había venido haciendo desde años, la Opep fue aumentando su producción mes a mes, aunque no todos los socios por igual: sobre todo abrieron sus grifos Arabia Saudí e Irak.

Si bien el bombeo bajó en octubre un 0,8 por ciento hasta los 31,382 millones de barriles diarios (bmd), respecto al mes anterior, esto se debió en primer lugar a problemas pasajeros con las exportaciones de Irak, entre otros.

Un eventual recorte de la producción conjunta, cuyo tope máximo oficial es de 30 mbd, resultaría además poco creíble si se tiene en cuenta con los cerca de medio millón de barriles adicionales que los mercados esperan lleguen de Irán (miembro de la Opep) a medida en que se vayan levantando las sanciones internacionales contra Teherán por su controvertido programa nuclear.

Por ahora, los mercados permanecen inundados de petróleo, lo cual se refleja en el alto nivel de los inventarios de esta materia prima en el mundo.

Según la Opep, entre enero y septiembre de 2015 el nivel de esos inventarios subió en cerca de 285 mb, un nivel “excesivo” que supera incluso al que se formó con la crisis financiera de 2008, cuando la demanda bajó de golpe.