indicadores financieros

HERRAMIENTAS
Foto: Daniel Kroells

En su columna publicada hoy en El Mundo Economí­a & Negocios, César Aristimuño explica la importancia de practicar la educación financiera en la familia para alcanzar un mayor crecimiento y bienestar personal.

Esta es su columna completa:

La educación financiera (EF) es un tema poco común en la familia, donde se suele hablar de todo menos de cómo manejar el dinero. En la medida que aumente la EF de los miembros de la familia las oportunidades de crecimiento y bienestar crecerán.

Aunque tu núcleo familiar sea pequeño y tengas o no hijos, desarrollar una buena cultura financiera es la mejor herencia que puedes dejar, pues ello impedirá futuros endeudamientos y el manejo inadecuado de las finanzas. Recuerda que la pobreza tiene muchas causas y una de ellas es la falta de educación financiera.

Las conversaciones abiertas en la familia sobre los deseos e inquietudes financieras, así­ como los medios y herramientas que existen para lograrlas, son vitales a medida que los intereses, prioridades y poder adquisitivo de los miembros de la familia cambian a través de los años.

Es recomendable que las parejas sepan de dónde viene y a dónde va el dinero de la familia
, conocerlo garantiza una situación justa y reduce la tensión de enfrentarse por temas económicos. Hay que evitar los conflictos en el hogar causados por dinero, de allí­ la importancia de saber cómo conversar de este tema con los adultos de la familia. Por ejemplo, no hay que hablar de situaciones financieras si alguno de los dos está cansado o enfermo.

Se debe eliminar cualquier distracción, como los televisores, los teléfonos, los localizadores, etc., cuando esté hablando de dinero. Manténganse unos a otros informados con frecuencia sobre los activos y gastos individuales, así­ como cualquier cambio para evitar sorpresas. Observa cuidadosamente tu situación financiera, haz un plan para permanecer próspero y apégate a él. Sea positivo y constructivo a la hora de resolver cualquier problema. Eviten culparse unos a otros por las diferencias financieras o problemas que pudieran surgir. Cuando hablen de tarjetas, háganlo sobre cómo utilizarlas responsablemente.

Es fundamental entender que la tarjeta de crédito no es dinero gratis.
Recuerden que el dinero que se genera a través de la educación financiera, es el que dura y permite el permanente bienestar. El dinero que se gana por suerte, herencia, loterí­a usualmente no dura si no hay educación financiera que permita la disciplina y administración eficiente de dichos recursos. Donald Trump y Robert kiyosaki dicen lo siguiente: “La verdadera solución a la pobreza mundial es la educación financiera, no el dinero. Si el dinero pudiera resolver la pobreza, donarí­an el suyo”.

Soy de los que pienso que todos los jóvenes de secundaria deben empezar a aprender sobre el manejo de las finanzas personales. Si se les enseñara el significado de las deudas, las tarjetas de crédito, el ahorro y la importancia de las inversiones, muchas de las crisis financieras no habrí­an sucedido, a la vez que tendrí­amos ciudadanos más responsables, prósperos y con capacidad de generar mayor bienestar a los suyos y contribuir de manera mucho más efectiva al desarrollo del paí­s. A mayor educación financiera más prosperidad y bienestar. ¿Usted ya empezó?

César Aristimuño
La familia, el dinero y el bienestar
El Mundo Economí­a & Negocios

economía » en esta sección

buscador