×

Petróleo Nuestro de Cada Día: ¿Cuál será el impacto del nombramiento de Rex Tillerson?

Foto: AFP

(EE UU, 03 de febrero. Noticias24).- El Senado de Estados Unidos confirmó esta semana la designación del millonario empresario petrolero Rex Tillerson como nuevo Secretario de Estado. Tillerson, de 64 años asumirá el control de la enorme maquinaria diplomática estadounidense en sustitución de John Kerry, quien dejó el cargo un día antes de la investidura del nuevo presidente Donald Trump.

En la columna “Petróleo Nuestro de Cada Día” el economista Rafael Antolínez realizó un análisis de las reacciones tras este nombramiento:

Cuando se conoció que Rex Wayne Tillerson sería el nuevo Secretario de Estado del gabinete de Donald John Trump, hubo reacciones encontradas en el mundo energético.

Los que aspiraban una flexibilidad mayor en el sector del petróleo no convencional (esquistos) fruncieron el ceño y mostraron preocupación. Aquellos que abrigaban la esperanza que el nuevo gobierno continuase la política de subsidios a la exploración y explotación de este tipo de petróleo se vieron prontamente defraudados, la presencia de Tillerson, alto ejecutivo de la transnacional Exxon, en el gabinete augura nubes tormentosas para este tipo de producción.

Por el contrario, aquellos que esperaban un rápido giro del gobierno a los combustibles fósiles convencionales, vieron con agrado la firma del decreto ejecutivo para la culminación de los oleoductos Keystone SL, de la canadiense TransCanada, que procura transportar más de 800.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso, desde la provincia canadiense de Alberta a distintas refinerías en EEUU; y el Dakota Access, que intentará llevar cerca de medio millón de barriles de petróleo desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte a Illinois.

Esta medida genera un nuevo frente de conflicto para el gobierno de Trump, por el rechazo frontal de los ambientalistas, que han advertido del peligro ecológico que suponen estos conductos, pues se despliegan sobre territorios de alta fragilidad ambiental y por la oposición que harán las poblaciones aborígenes, pues su territorios serán afectados por el trazado del oleoducto. Este tipo de oposición pareciera no preocupar en demasía al Presidente Trump.

Pero las reacciones al nombramiento de Tillerson, quien fue un CEO (Chief Executive Officer) de la Exxon, también tuvieron eco fuera del territorio norteamericano.

En Rusia, el Presidente Putin no ocultó su satisfacción por las dos razones que estima producirá este nombramiento. De un lado, el relajamiento de las duras sanciones económicas que le estaban aplicando los EEUU y la Unión Europea, a raíz de la secesión de la península de Crimea de Ucrania y su ulterior anexión a Rusia, referendo mediante.

La otra razón, no menos importante son las muy cordiales relaciones personales que existen desde hace más de veinte años entre Tillerson y Putin, quien en varias ocasiones le ha recibido en Moscú y le ha abierto las puertas a la Exxon y a Chevron, para la explotación petrolera en Siberia.

Tal es el grado de aprecio mutuo, que algunos estrategas electorales demócratas, han expresado, sibilinamente, que el apoyo ruso en la campaña electoral para Trump y las filtraciones de los correos que afectó severamente la candidatura de la Sra. Clinton, fueron acciones conocidas previamente por el Sr. Tillerson.

Otro que no ha dudado en manifestar su complacencia es el Presidente Granger de la vecina Guyana, quien se ha congratulado públicamente pues Exxon es la empresa que ha mantenido los más estrechos lazos operacionales con esta nación.

De hecho, el descubrimiento del yacimiento Liza, realizado por la Exxon Mobil, en aguas reclamadas por Venezuela, podría suponer que a partir del 2019, Guyana empiece a exportar más de 300000 barriles de petróleo diarios, según señaló el Presidente de Guyana en República Dominicana, en el marco de la CELAC.

El impacto del nombramiento de Rex Wayne Tillerson, sobre la política económica nacional está aún por precisarse.

Es resaltante recordar que el Sr. Tillerson, cuando era Director ejecutivo de Exxon Mobil, tuvo fuertes pugnas legales con el gobierno venezolano, en particular cuando la transnacional se negó a aceptar las condiciones operacionales para el sector energético que estableció el gobierno del Presidente Chávez.

Esta disputa fue dirimida en una corte de arbitraje internacional, que desestimó la demanda y solicitud planteada por la Exxon Mobil, que reclamaba US$10.000 millones como compensación y solo le otorgó una cifra mucho menor, US$1.600 millones.

Foto: AFP