La política arancelaria de Trump, una vuelta de tuerca en la guerra fría

Foto:Cortesía La Vanguardia/Referencial

(Caracas,02 de abril.Noticias24).-El presidente Donald Trump dio una vuelta de tuerca en la guerra fría contra las dos naciones que, según su óptica, son responsables de la crisis norteamericana, al establecer aranceles para productos provenientes de China y Rusia.Esta decisión busca encarecer las importaciones provenientes de estos países y generar competitividad para los bienes ofrecidos por EEUU.

Esta decisión provocó la obvia reacción mixta en la sociedad americana. Por un lado los sindicatos norteamericanos aplaudieron, la medida, arguyendo que así se genera una protección al empleo norteamericano; pero voceros de los conglomerados norteamericanos advirtieron que esta acción sería retaliada por el gobierno Chino con el establecimiento de aranceles que reciproquen la acción del gobierno de Trump.

No tomó mucho tiempo el gobierno Chino en responder de manera similar a la medida de establecer los aranceles y hoy anunció la imposición inmediata de aranceles a la entrada de 128 productos estadounidenses, en su mayoría agrícolas.

La medida está en vigor desde hoy y afectan a importaciones procedentes de EEUU valoradas en un poco más de 3.000 millones de dólares, volumen similar al impacto que sufrirá el sector acerero y del aluminio de China por las tarifas arancelarias de Trump. Los productos norteamericanos afectados son frutas frescas, frutos secos, vinos, carne congelada de cerdo y aluminio reciclado.

Esta decisión China pareciera encaminada a desestimular las prometidas acciones de Trump, quien ha amenazado con imponer más aranceles, hasta alcanzar la cifra de 50.000 millones de dólares, con lo que pretende reducir el inmenso déficit comercial de EEUU con China.

China ha advertido que evalúa la posibilidad de aplicar restricciones arancelarias a productos norteamericanos como la soya y a las partes y piezas automotrices, que se usan en vehículos fabricados en China. Incluso ha advertido que de continuar Trump con su política proteccionista, no descarta la venta de una parte sustantiva de la deuda pública norteamericana, en manos de Pequín, ni la liquidación de parte de las reservas internacionales que posee, denominadas dólares.

Por lo pronto ha empezado a operar un mercado de futuros para el petróleo y el gas y otros productos energéticos, que no acepta US dólares y opera solo en Yuanes.

El renovado gobierno del fortalecido Xi JinPing ha decidido jugar duro en el mercado internacional y por ello abomina cualquier decisión que propenda a exaltar el proteccionismo y al restablecimiento de las barreras arancelarias.

El segundo al mando en China, Liu He, adelantó al secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, que China tiene la disposición de protegerse de las tarifas estadounidenses y pidió que las relaciones comerciales “sigan siendo racionales”.

Incluso, algunos funcionarios de la cancillería China, han acotado que las acciones adelantadas por Londres y Washington contra Moscú por su aparente involucramiento en el caso Skripal, parecieran responder a una acción concertada para afectar el comercio internacional.

De cualquier manera, este escalamiento del conflicto comercial entre las dos economías más grandes del mundo, aparentan ser una vuelta de tuerca en esto que los expertos han empezado a llamar el retorno de la guerra fría.

Rafael Antolínez G.
Para Noticias 24 Caracas.