La nueva política comercial de Trump, un conflicto abierto entre China y EE UU

Foto: Agencias / Referencial

(Caracas, 04 de abril. Noticias24).- El gobierno de Donald Trump advirtió a Pekin que su decisión de imponer aranceles a las exportaciones norteamericanas destinadas a China, será siempre retaliada con acciones similares.

EEUU elaboró y publicó a través de la Oficina del representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR) una lista de 1.300 productos chinos a los que impondrá aranceles del 25%, en su mayoría artículos de alta tecnología. Estas tasas arancelarías, entrarían en vigor al culminar el lapso de 30 días de consultas, y comentarios públicos, y si los negociadores de las dos grandes economías no llegan a un acuerdo.

Trump está apostando a establecer aranceles a los productos de los sectores de tecnología de punta, que China pondera y asume como factores estratégicos y esenciales para su plan de modernización industrial.

China ha definido el proyecto “Made in China 2025” como la ocasión para mostrar al mundo su evolución como nación líder en el ámbito tecnológico, con desarrollos especiales en las áreas de la información, la robótica, la biotecnología y los vehículos eléctricos.

China, el primer exportador asiático de productos de alta tecnología y es el competidor directo de Corea del Sur en el segmento de teléfonos celulares, computadoras portátiles y equipos de telecomunicación.

El gobierno de Trump estima como perentorio frenar lo que ha definido como el “proceso continuo de exacción de tecnología norteamericana a favor de China”. El establecimiento de aranceles a estos productos tecnológicos Chinos, es la respuesta norteamericana a lo que han calificado como “prácticas comerciales desleales”. Estos aranceles restarían competitividad a las importaciones chinas, tornándolas más caras frente a los provenientes de su rival más fuerte, los productos surcoreanos.

Este pudiere inducir al consumidor norteamericano a la adquisición de los bienes provenientes de Corea del Sur y generaría problemas en el conglomerado industrial Chino, que podría verse forzado a disminuir su producción y desemplear trabajadores. El impacto global sobre el sector industrial chino, por el establecimiento de los aranceles norteamericanos, se estima en los 50.000 millones de US $.

Por ello no sorprende que el gobierno Chino, en voz del Ministerio de Comercio, haya respondido, de manera inmediata, con un escalamiento en las acciones comerciales proteccionistas, imponiendo aranceles el 25% a 106 productos en los que descuella la soya, los autos, productos químicos diversos y algunas aeronaves.

Con esta medida se pretende defender los derechos del país frente a las acciones de restricción comercial que la administración de Donald Trump ha anunciado contra las importaciones provenientes de China, en especial los aparatos de tecnología de punta de las industrias aeroespacial, robótica, biotecnología y vehículos eléctricos.

La soya que EE UU exporta a China, configura un mercado cercano a los 14.000 millones de US$, pero adicionalmente este producto es la principal fuente de ingresos para algunos estados norteamericanos, que votaron a favor de Trump en las elecciones pasadas.

Con esta acción se escala a un nivel superior y peligroso, la disputa entre las economías más grandes del mundo. Ya no es solo la imposición de aranceles que llegan a los 6.000 millones de US$ (3.000 millones por cada nación), sino que se habla de acciones que abarcarían los 100.000 millones de US$.

No pareciera existir en ambas naciones el deseo de bajar la intensidad a la disputa. Trump está condicionado por sus promesas electorales y los compromisos de los grupos de poder que le apoyan en los EE UU, y China, que ha apelado constantemente al diálogo como mecanismo para evitar el escalamiento e impedir una guerra económica, ha manifestado que no tiene miedo a un conflicto de esta naturaleza.

Elaborado por: Rafael Antolínez G. / Noticias24