Al menos 24 negocios minoristas planean cerrar tras el auge del comercio electrónico en EE UU

Foto: AFP

(Caracas, 04 de abril. Noticias24).- Principalmente debido al auge del comercio electrónico, cadenas como Macy’s, Toys “R” US y Best Buy están cerrando a un ritmo más rápido incluso que el que fue pronosticado por los analistas hace un año: al menos 24 minoristas grandes tienen planeado cerrar tiendas en 2018.

Pero, según algunos expertos, un apocalipsis minorista aún más grande se vislumbra en el futuro. A medida que convergen factores como centros comerciales demasiado grandes, fusiones corporativas y vehículos autónomos, “los componentes están listos para crear una gran perturbación”, dijo Rick Stein, fundador de Urban Decision Group, una consultoría con sede en Columbus, Ohio.

Banco Central de Venezuela incorporó nuevas características al billete de Bs 20.000

Al participar en un panel convocado en Portland, Oregon, hace unas semanas, Stein argumentó que un sector sufrirá más que otros de la combinación de los nuevos hábitos de los consumidores con la tecnología: la venta minorista suburbana orientada hacia los autos.

El sector minorista ya está sobreconstruido en aproximadamente un 50%, según afirma Stein. Con unos 24 pies cuadrados per cápita, EEUU tiene la mayor cantidad de espacio minorista de cualquier país del mundo, con un 25% más que Canadá, el segundo país del mundo en esta categoría (estas cifras son de datos de GGP, un grupo de bienes raíces cotizado en la bolsa, y Zero Hedge, un blog financiero).

Foto: AFP

Si bien les ha ido mejor a los centros comerciales masivos y a los malls de lujo en zonas más pudientes, los centros comerciales ‘regionales’ de tamaño mediano a grande y las plazas comerciales —de los que hay unos 7,500 a lo largo de EEUU— están teniendo las mayores dificultades con los vacantes y los beneficios en declive. Los estados como Nevada, Arizona, Virginia, Ohio y Nueva Jersey tienen algunas de las propiedades de megatiendas y plazas comerciales más superabundantes y estos estados están cada vez más sobreexpuestos a medida que más estadounidenses compran en línea y aprovechan las rápidas velocidades de entrega.

Y esas velocidades están volviéndose todavía más rápidas. Para sus subscriptores de Amazon Prime en al menos 30 ciudades estadounidenses, Amazon ya ofrece un servicio de entrega de dos horas llamado ‘Prime Now’ para unos 25,000 artículos de venta al por menor. En algunas de estas ciudades, entre ellas Columbus, los clientes pueden pagar por velocidades de entrega de una hora e incluso más rápido. “La entrega en una hora para cada mercado estadounidense es inevitable”, dijo Stein, y posiblemente se haga realidad dentro de unos cuantos años.

Foto: AFP

¿Cuál minorista será el primero en estandarizar la entrega en un abrir y cerrar de ojos? Amazon es el que viene a la mente primero, particularmente cuando se toma en cuenta su adquisición reciente de Whole Foods, lo cual le da un punto de apoyo inmobiliario en casi 500 ubicaciones que quedan cerca de casas pudientes. O a lo mejor sea Wal-Mart, con sus 5,000 tiendas y fuerte presencia en comunidades más rurales. “Su alcance es absolutamente increíble”, dijo Stein al dar un discurso en Urbanism Next, una conferencia sobre vehículos autónomos, el comercio eléctrico y la economía de compartición que fue albergado por la Universidad de Oregon.

O quizás sea CVS. Aproximadamente un 82% de la población estadounidense vive dentro de un viaje de 15 minutos en auto de sus 11,000 farmacias. Con la tendencia de fusiones corporativas y adquisiciones, las compañías como estas ( y muchas otras) están ganándose puntos de apoyo inmobiliarios a un ritmo rápido. ¿Y si, por ejemplo, Amazon absorbiera CVS como su entrada ampliamente anticipada al negocio de las farmacias? Tal premio también le daría a la empresa una conveniente red radial para realizar entregas en un dos por tres en prácticamente cada mercado urbano de EEUU.

Esto podría significar que habrá un montón de deterioro minorista altamente visible quedando justo al lado de autopistas suburbanas. Y, lo que es más importante, pinta un cuadro financiero preocupante para las comunidades que dependen del sector minorista para ingresos tributarios muy necesitados, no sólo de las tiendas perdidas en sí, sino también de la devaluación potencial de las propiedades aledañas.

Con información de Univisión.