¡…Y a la Argentina la pusieron de rodillas!

Foto: Cortesía de La Radio del Sur

(Caracas, 10 mayo. Noticias24).- El gobierno de Mauricio Macri anunció, por boca del mismo presidente, la intención de iniciar negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, FMI, para obtener asistencia financiera, por un monto no especificado aún.

Lea también​:​ Nicolás Maduro entregó viviendas en Nueva Esparta: “El gobernador destruyó a Margarita”

Esta solicitud, planteada directamente a Christine Lagarde, la Directora General del FMI, generó reacciones dispares. En el plano político interno argentino, la posición del Bloque Justicialista (Peronismo) fue de rechazo vertical; en el seno de la coalición gobernante (Cambiemos) los socios de la Unión Cívica Radical y la Diputada Lilita Carrió, dejaron oír sus voces disconformes y advirtieron acerca del manejo macroeconómico, en especial del accionar del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Mauricio Macri, que ha llevado el endeudamiento de Argentina a niveles similares a los que existieron con Memen y que condujeron al desastre económico en el gobierno de De La Rúa, anunció adicionalmente que elevaría el nivel de la deuda argentina en 30 mil millones de US$, mediante la emisión de bonos de la deuda.

Las razones que ha esgrimido el gobierno de Macri para explicar la solicitud de endeudamiento y el inicio de las conversaciones con el FMI, están asociadas a la estructura de gasto público heredada de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

La mayoría de los analistas han señalado que la decisión del gobierno Macri está forzada por la caída en la valoración del peso argentino frente a la divisa norteamericana, que ha ocasionado una fuga de capitales, producto de la elevación en las tasas de interés en los EEUU.

Esta situación se muestra más grave, dado que el costo de endeudamiento que ha asumido el gobierno de Macri se ha encarecido de forma significativamente la apreciación de la divisa norteamericana, Adicionalmente, se ha generado una importante presión alcista en los precios, derivada de las presiones sobre los costos de las importaciones, vinculadas a la estructura importadora, formada en Argentina por la política comercial aperturista del actual gobierno.

Para los argentinos, el recuerdo del accionar del FMI sobre su economía es particularmente terrible. La intromisión de este organismo multilateral en la gestión pública argentina provocó hambre y miseria. Las pensiones se tornaron, sal y agua, las tarifas de los servicios públicos escalaron a niveles inmisericordes, los salarios de los funcionarios públicos y los sueldos de los operarios privados, no alcanzaban para cubrir los requerimientos alimentarios mínimos, las nóminas públicas se congelaron, las tasa de interés subieron de manera dramática, los impuestos ahogaron al pueblo y la violencia criminal alcanzó niveles inéditos.

Aunque el FMI y el gobierno argentino han tratado de tranquilizar a la población con los argumentos que las entidades han aprendido de los errores pasados, persiste el temor que esto no sea más que palabras vacías.
El gobierno de Macri aplicó el recetario de medidas neoliberales para intentar que la apelación al FMI fuese la última carta a jugar.

Al empezar la escalada en el precio del US$, el BCRA quemó reservas internacionales para evitar la caída pronunciada del peso argentino. Cuando esto se mostró insuficiente, se elevó la tasa de interés activa al 40%, para frenar las solicitudes de préstamos que terminarían convertidas en divisas. Sin embargo nada le funcionó al gobierno y debió apelar al FMI.

Para aumentar la angustia que impera en la población, ayer se conoció que el presidente de facto del Brasil, Michel Temer, se solidarizó con Macri y resaltó “… que la política económica del presidente Macri es una política de responsabilidad, de reformas para el crecimiento sustentable y el desarrollo de la Argentina. Tenemos plena confianza en ese camino”.

Temer, es el político pero valorado en América Latina y cualquier apoyo que brinde es considerado casi como lapidario.

Rafael Antolínez G., exclusivo para Noticias 24