EE UU y China acuerdan suspender los aranceles a productos de ambos países

Foto: AFP

(Caracas, 20 de mayo. Noticias24) – El secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, confirmó este domingo que Washington y Pekín acordaron la suspensión de aranceles a productos de ambos países, un día después de acordar reducir el déficit comercial estadounidense con China.

“Hemos avanzado significativamente y acordamos un marco”, dijo Mnuchin al canal Fox News.

“Así que por el momento nos pusimos de acuerdo para suspender los aranceles mientras tratamos de implementar ese marco“, añadió.

El vicepresidente chino Liu He, había dicho más temprano “las dos partes llegaron a un consenso de no participar en una guerra comercial y aumentar los respectivos derechos de aduana”, según lo citó la agencia oficial Xinhua.

Steven Mnuchin señaló, sin embargo, que si China no cumple sus compromisos, el presidente de Estados Unidos “siempre podría decidir volver a poner” sus aranceles.

Washington y Pekín anunciaron el sábado haber alcanzado un consenso para reducir de manera drástica el déficit comercial estadounidense. Para lograrlo el gigante asiático se comprometió a aumentar “considerablemente” sus compras de bienes estadounidenses.

Este anuncio, que siguió a una difícil negociación de alto nivel en Pekín y luego en Washington esta semana, cierra un mes de tensiones entre ambas potencias, en el que el presidente de Estados Unidos Donald Trump fustigó el hecho de que la relación comercial desequilibrada constituye un peligro para su país.

Lea también: Finalizó la jornada electoral en la embajada de Venezuela en Rusia

“También discutimos las problemáticas estructurales muy importantes que deberán tomar en cuenta en su economía para que nosotros podamos acceder a ellos de manera equitativa”, explicó Steven Mnuchin.

Preguntado sobre la ausencia de cifras mientras que las administración Trump exige una reducción del déficit de 200.000 millones de dólares, Steven Mnuchin aseguró que hay “objetivos precisos” pero que no los haría públicos.

Estos objetivos se han establecido “industria por industria”, indicó.

Desde marzo, las exportaciones chinas de acero a Estados Unidos eran gravadas con 25% de aranceles, y las de aluminio con 10%.

El gigante asiático también estaba bajo amenaza de impuestos sobre 50.000 millones de dólares en bienes. Un periodo de consulta debía expirar inicialmente el martes y se preveía la implementación inmediata de esa medida.

De su lado, Pekín había retomado represalias en los productos agrícolas estadounidenses como la soja, extremadamente dependiente del mercado chino y que es producida en estados favorables al presidente republicano.

La carne de puerco de Estados Unidos y los automóviles fabricados en Estados Unidos también estaban en la mira de las aduanas chinas, que anunciaron que reforzarían las inspecciones a esos productos.

Con información de AFP