HERRAMIENTAS
AP Photo / Fernando Llano

La economí­a de Venezuela se contrajo un 4,5 por ciento en el tercer trimestre del 2009, una caí­da que superó las previsiones del mercado y deja al mayor exportador de crudo de Sudamérica en recesión por primera vez en más de cinco años.

El dato dibuja un escenario peor al esperado por el Gobierno, que aspiraba a cerrar 2009 con un Producto Interno Bruto (PIB) cercano a cero, mientras analistas estiman que la inflación se acelere a finales de año superando las estimaciones oficiales de un 26 por ciento.

“Obviamente esto hace imposible acabar el año en cero. Nosotros estimamos una caí­da para el 2009 de un 1,0-1,5 por ciento, aunque pudiera ser mayor“, dijo César Aristimuño, de la firma local Aristumuño Herrera y Asociados.

Una fuente de alto rango dijo a Reuters que el Gobierno también espera ahora cerrar 2009 con crecimiento negativo.

El Banco Central de Venezuela (BCV) informó el martes que el PIB petrolero se desplomó un 9,5 por ciento interanual en el tercer trimestre, arrastrado por la caí­da de los precios del crudo y los recortes de producción acordados en la OPEP.

Por su parte, el PIB no petrolero decreció un 3,0 por ciento, afectado por una reducción del 9,2 por ciento en la actividad manufacturera, un descenso del 11,5 por ciento en el comercio y un 18,3 por ciento en la minerí­a.

“El mencionado comportamiento se produce en un entorno que continuó fuertemente afectado por las secuelas de la crisis financiera global y el debilitamiento en los precios del petróleo“, dijo el BCV en un comunicado, confirmando la cifra que una fuente del Gobierno adelantó a Reuters horas antes.

Varios funcionarios de alto rango dijeron la semana pasada que el PIB del tercer trimestre habrí­a caí­do menos que en el segundo, cuando la contracción fue del 2,4 por ciento, mientras analistas esperaban una caí­da de en torno al 1,5 por ciento para el perí­odo julio-septiembre.

La deuda venezolana operó a la baja en la sesión. El bono soberano de referencia Global 27 cedió 0,25 puntos a un precio oferta de 75,875, frente a las alzas de sus similares de Brasil, México y Argentina. El Global 28 perdió 5,0 puntos a un precio oferta de 66 y una rentabilidad del 14,6 por ciento.

DUDAS

Tras 22 trimestres consecutivos de expansión económica al calor de la bonanza petrolera, el presidente Hugo Chávez se habí­a jactado a principios de año de que la crisis global no tocarí­a “ni un pelo” al paí­s de 28 millones de habitantes gracias a sus medidas socialistas.

Pero la contracción económica por dos trimestres consecutivos, considerado ampliamente como inicio de una recesión, han levantado dudas sobre la sostenibilidad de los multimillonarios planes sociales del mandatario y sus polí­ticas de férreo control estatal de la economí­a.

La preocupación ahora es que el Gobierno entre en pánico ya que estaba bastante seguro de que en el anterior trimestre se habí­a tocado fondo. Y cuando entran en pánico, la toma de decisiones se vuelve impredecible”, dijo Boris Segura, analista para América Latina de Royal Bank of Scotland (RBS).

El sector público creció ligeramente en los tres meses, engordado por las masivas nacionalizaciones decretadas por Chávez en sectores clave de la economí­a, mientras el sector privado registró una caí­da del 5,8 por ciento.

“Las polí­ticas del paí­s no están gestionadas por factores económicos, sino polí­ticos, y eso tiene claras ramificaciones, desde el sector petrolero al completo colapso del sector privado“, dijo Kathryn Rooney, estratega de mercados emergentes de Bulltick Capital Markets en Miami.

Las autoridades esperan un repunte de la economí­a a partir del cuarto trimestre del año y retomar la senda del crecimiento en 2010 con una expansión del 0,5 por ciento gracias a la paulatina recuperación de los precios del crudo.

Sin embargo, observadores esperan un incremento del gasto en programas asistenciales el año que viene, cuando Chávez enfrenta unas elecciones legislativas en septiembre con el difí­cil reto de revalidar la amplia mayorí­a que mantiene desde el 2005, cuando la oposición se retiró de la contienda.

Esto podrí­a hacer cuesta arriba la recuperación, según analistas, ya que la ausencia de medidas anticí­clicas por parte del Gobierno deja la economí­a de Venezuela pendiente de un rebote de la economí­a global que impulse los precios petroleros, su principal producto de exportación.

La caí­da de los vitales ingresos energéticos a casi la mitad con respecto al 2008 también se dejó sentir en la cuenta corriente de la balanza de pagos, cuyo superávit en el tercer trimestre cayó un 70 por ciento interanual a 5.064 millones de dólares.

Por Ana Isabel Martí­nez, editado por Manuel Farí­as
Reuters